"El periodista no puede vivir del voluntarismo, sino de su trabajo", por @FeSPeriodistas

El periodista Ramon Reig afirma en una entrevista publicada en 'Rebelión.org' que «al ciudadano hay que darle la noticia con todas las aristas para que saque sus conclusiones. Darle toda la información, caiga quien caiga. Eso es el periodismo»

 Enric Llopis entrevista en Rebelión.org al periodista Ramón Reig, profesional que ha ejercido durante casi 20 años en distintos medios, que tambien ha trabajado en algunos gabinetes institucionales y que completa ahora con su actividad como docente ya que es catedrático de Estructura de la Información de la Universidad de Sevilla. Ha realizado igualmente algunos investigaciones sobre los cambios registrados en el mundo de la comunicación. En esta conversación, Reig asegura que «de los 7.000 millones de habitantes del planeta, entre 2.500 y 3.000 millones tienen acceso a Internet, aunque no todos en la misma medida. Ahora bien, uno puede tener mucha información pero poco conocimiento. La información son muchos datos, el conocimiento es la interpretación de esos datos. La información es un puzle desordenado, mientras que el conocimiento es la ordenación de esas piezas para, con una metodología estructural, darles un sentido y ver qué significan esas piezas. Hoy tenemos unas sociedades occidentales llenas de información; hay una inmensa mayoría de gente con muchos datos, pero poco conocimiento.»

Interrogado sobre qué queda del viejo oficio periodístico, de su esencia, a pesar del paso de los años, la evolución tecnológica y las tendencias a la concentración del poder, Reig afirma que «el periodista tiene un elemento básico, que es la curiosidad y no conformarse con lo que ve primero. Una catedrática de la Universidad Complutense, Petra Secanella, afirmaba en un libro titulado Periodismo de investigación que los periodistas suponían que todo el mundo está en pecado original mientras ellos no demuestren lo contrario. El periodista ha de ser un desconfiado por naturaleza. Precisamente esa desconfianza, ése querer probar las cosas, tocar con sus dedos las llagas…Ese inconformismo con lo primero que ve y esa curiosidad, eso es lo que todavía queda del viejo oficio, aunque en pocos periodistas. El que tiene esa cualidad es el gran periodista. Aunque puede tropezarse con los intereses de la propiedad de los medios, que le impidan desarrollar la potencialidad que tiene. Yo cuando veo a determinados alumnos que son muy buenos periodistas en potencia, se lo digo: “Vas a ser un buen periodista, pero si te dejan"».

Sobre el papel de los llamados medios alternativos, Reig defiende que es una cuestión difícil «porque se trata de vivir en un contexto de mercado pero criticándolo. ¿Cómo se hace eso? Es la cuadratura del círculo. Parece imposible, pero no lo es. Primero, hay que unirse en un medio fuerte. Es decir, no puede estar cada uno pegando tiros por su lado. En segundo lugar, la gente tiene en sus manos –igual que se compra un coche o un frigorífico– mantener uno o varios medios de comunicación. El periodista no puede vivir del voluntarismo, tiene que vivir de su trabajo. En los medios alternativos también, o más todavía. Si la gente quiere un buen periodismo, independiente del gran totalitarismo que para mí representa el mercado, habrá que ayudarles a esos periodistas a que salgan adelante. Y también pedirles cuentas, pero dejándoles trabajar.

La entrevista entera se puede leer en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191263

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*