El Periodista anónimo, por Alberto Campos Díaz (@Camposalberto)

ALBERTO CAMPOS @Camposalberto

Manifestaciones, acampadas de protesta o asambleas son términos que se han hecho eco estos últimos años, de forma creciente, entre los contenidos que nos otorgan los medios de comunicación.

Es fácil andar entre una multitud de manifestantes y encontrarse a alguien con una mirada inquieta y cierta posición de curiosidad, levantar su cámara colgada al cuello y captar todo lo que se desarrolla en la protesta. Creemos que es un manifestante más, que intenta dejar constancia de algo que ha vivido, como el que viaja a un país exótico o el que visita un monumento. Pero detrás de muchas de esas personas se encuentra el perfil de una vocación puramente periodística. Sin un chaleco o una acreditación que les identifique, adquieren una posición de informador profesional con el fin de mostrar al mundo qué es lo que está pasando.

Protestas como la acampada del 15M, las manifestaciones del 25S o las huelgas generales, han fomentado la proliferación de este tipo de “semi-profesionales” que acuden a estos actos reivindicativos con un conciencia clara de informar. Pero no se trata de periodistas con grandes formaciones académicas ni experiencias en el sector. Ni siquiera se encuentran vinculados a un medio de comunicación, sino que son gente anónima que sienten la necesidad de contar aquello que no se cuenta en los medios tradicionales. Sus principales herramientas: una cámara y una plataforma en Internet donde colgar todo lo captado.

Un ejemplo de esta tendencia floreciente entre los ciudadanos es Tim Pool. Con 26 años, este joven estadounidense cruzó el Atlántico para aterrizar en Madrid y poder grabar todo lo que sucedía en torno al Congreso en la manifestación del 25 de Septiembre. Su objetivo era simple: transmitir en directo todo lo que acontecía en las protestas de Madrid.

Con todo lo que captó y registró en su cámara para posteriormente proyectarlo al mundo, Tim pasó de 8 a casi 29.000 seguidores que hoy en día registra su cuenta de Twitter. Sus vídeos cuentan con millones de visitas y ha registrado a 750.000 espectadores simultáneos viendo sus publicaciones.

Tim Pool

Tim Pool

“Aljazeera” o “The New York Times” han utilizado sus vídeos para informar de los sucesos en los que Tim estuvo presente tomando un papel activo como profesional de la información. Asimismo la revista “Times” se interesó por su actividad y le dedicó un reportaje.

Él mismo ha declarado que no se siente menos relevante por no pertenecer a un medio de comunicación, y no ha dudado en colgarse una acreditación fabricada por él mismo: “¿Por qué iba a ser menos relevante que el de un gran medio? ¿Porque detrás no hay una corporación? Mi pase es auténtico. Y me costó 15 dólares hacerlo”. Además, tiene una opinión definida ante estos medios de masas. Para el estadounidense, estos informantes simplifican las manifestaciones y en realidad existe mucha más información de la que se emite. Esa información es la que Tim trata de emitir.

“No soy un activista” alega, prefiere que le categoricen dentro del “periodismo independiente” pues se considera, si acaso, un “activista de la información”. Él sabe que ejerce un trabajo con absoluta libertad y que los grandes medios que están empezando a utilizar la herramienta de streaming, lo hacen sin saber bien cómo. Según él, dentro de 10 años será el mejor consultor en este tipo de tecnología.

Como Tim Pool, muchos periodistas anónimos surgen para dar voz a aquello que no se muestra o no se quiere mostrar en Televisión, algo que pone contra las cuerdas muchas evidencias y en tela de juicio acciones, que en muchos casos se pasan por alto. Como diría Tim, “Gracias por mirar”.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*