El periodismo es el culpable de lo que ocurre, por Julio Estremadoyro (@jestremadoyroa)

A asalto notaría

 

Los mensajeros de la Antigüedad se exponían a perder la vida cuando llevaban noticias infortunadas a los poderosos.

Muchas crónicas y obras literarias dan testimonio de ello: promesas de oro y perlas si las nuevas eran las que se esperaban ansiosamente y azotes, tortura y muerte en el caso contrario.

En la Edad Media era costumbre azotar al mensajero portador de malas noticias, aunque ya no se le daba muerte.

Actualmente matar al mensajero  alude a la indignación que provocan quienes dan a conocer malas noticias, aunque esa indignación yerre el blanco. Y los periodistas son quienes dan las incorrectamente llamadas malas noticias (en realidad los sucesos son los malos, la información solo da cuenta de lo sucedido) y las autoridades son las indignadas.

Es la situación que se presenta casi siempre- y seguirá presentándose- cuando los gobiernos critican la información periodística por “exagerar  los hechos y crear ambientes negativos de zozobra e inquietud en la sociedad”.

Tal es lo que ha ocurrido en los últimos días a raíz de los asesinatos en una notaría y del fotógrafo Luis Choy en el Perú.

Tanto el Presidente como el Jefe del Gabinete han expresado duros comentarios por las coberturas de los casos, por lo que ellos han considerado “demasiado extensas, reiterativas y promotoras de los delincuentes”

En realidad, tal vez lo que ellos hubieran querido es que se informara brevemente…o que no se informara.  Cada emisión fue como un dedo acusador por la ineficaz lucha contra la delincuencia y la inseguridad ciudadana.

No sólo los medios periodísticos sino también casi todos los sectores de la sociedad criticaron la posición del gobierno.

Una de las opiniones fue la de Keiko Fujimori , la lideresa de Fuerza 2011, quien manifestó: “Señor Humala, si el 68% de la población ha sido víctima de robo, el problema no son los medios de comunicación, es la ineficacia de su gobierno”

 

 

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*