El periodismo de rebaño, por Julio Estremadoyro (@jestremadoyroa)

20140209-a_cobertura_periodistas.jpg

Cuando decenas de reporteros diferentes se reúnen para cubrir el mismo suceso, en lugar de dedicarse a cubrir decenas de hechos distintos, todos ellos tienden a acogerse bajo un perfil predominante y unificado de la noticia.

Esa falta de diversidad se explica en parte por la labor de  los promotores (jefes de prensa e imagen, generalmente) de actos del  gobierno y de particulares quienes organizan y dirigen  la cobertura de esos sucesos.  Acondicionan salas de prensa, a veces se encargan hasta del transporte, preparan los horarios de las conferencias informativas, entrevistas y oportunidades fotográficas,

Es decir los reporteros son arriados en masa, les guste o no, y se los fuerza a contentarse con la misma información obtenible para todos.  Los reporteros que cubren los sucesos son  realmente encasillados, sin oportunidad a las notas exclusivas.

La principal objeción a informar en masa no es la de desperdiciar las capacidades de muchos.  Es la tendencia a nivelar a todos los reporteros de lo que se puede considerar como periodismo de paquete o de rebaño, en una misma línea,  Cualquier versión se convierte en la de todo el mundo.

Los  reporteros son obligados a acatar normas y condiciones especiales, terminantes, comunicadas con anterioridad por los promotores. Aquí algunas disposiciones:

-          “No se admitirán preguntas”.

-          “ No se debe abordar estos temas”

-           “Cada reportero se identificará antes de formular su pregunta”

-          “ No habrá repreguntas”

Hay que indicar que en los casos que los periodistas no respeten las reglas son  llamados al orden e ingresan en la lista de los indeseables e incómodos para una nueva oportunidad. Este parecer es comunicado al medio para que ese reportero no sea acreditado.  Y si el medio considera que debe ratificarlo, el periodista casi siempre  no será admitido al lugar y perderá la cobertura del caso.

Los periodistas que se respetan y respetan los fueros de su profesión son renuentes en principio a ser enviados a estas coberturas en masa, porque limitan su gestión y no les permiten ejercer mayores iniciativas individuales.

“Los reporteros de política y deportes parecen más propensos al borreguismo que los de otras áreas; muchos de los eventos que cubren están prácticamente escenificados de antemano y así es  fácil que se conviertan en peones de la utilería de escena y que se vuelvan dependientes de la gente que cubren”, según lo asegura Eugene Goodwin, en su libro “Por un periodismo independiente”.

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*