El miedo, amo y señor de la arena, por @LuismaMM

El equipo azul vuelve a conquistar el título de campeón del Calcio Storico ante el conjunto blanco, un año después de ser derrotados 4-0

Los gladiadores saltan al campo. El público enloquece ante la entrada en escena de sus héroes. Los claveles lanzados a la afición por estos valientes, vuelan hacia las graderías como finos copos de nieve. Los 54 combatientes se miran fijamente a los ojos. Miradas que infunden respeto, terror, coraje, ambición… Un único objetivo les une, meter el balón en campo contrario. Como gigantes se golpean con furia, la adrenalina los mueve, su instinto animal los guía. Están dispuestos a darlo todo en la arena.
El Calcio Storico es una práctica que genera debate. Un deporte con el que las batallas de gladiadores parecen no haber desaparecido nunca. La arena se tiñe de sudor y sangre. Los golpes van y vienen. El sonido de huesos rotos retumba en la plaza. Muchos de los florentinos esperan con ansias la llegada del verano para ver a sus respectivos barrios en acción. Un plano en el que la ética queda a la sombra. Es la cara más salvaje del calcio

El terror está muy presente en este deporte. El miedo es un jugador más en el terreno de juego. La psicología humana juega muchas veces en contra. Algunos participantes temen por su integridad física. Leonardo Schiavoni, jugador del equipo azul, explica que el miedo es parte del juego, éste forma parte de cada uno de ellos. Saben que entran al campo por su propio pie, pero desconocen si podrán salir de igual manera.
El día de San Juan se celebró la final entre dos de los cuatro barrios florentinos. Los equipos blanco y azul, los más veteranos de la competición, se volvían a ver las caras un año después. Los azzurrirepresentantes de la Santa Croceperdieron 4-0 contra los bianchi del Santo Espirito. La humillación aún estaba presente en sus recuerdos, las heridas y fracturas habían cicatrizado, pero no así su honor y su corazón.

“Lo peor no fue perder 4-0, sino ver a mis compañeros como eran humillados en el campo, como eran golpeados fuera de lo normal”, explica Marcelo Segundo, jugador azul. Los azzurrivenían a por todas. No podían permitirse otra derrota. El honor de la Iglesia de la Santa Croce estaba en juego. La historia los avalaba como claros favoritos por su dominio en los últimos años, a pesar del último tropiezo.

El calcio florentino también tiene su lado más humano. No todo es brutalidad, golpes y llaves. “No es sólo deporte, es amistad, es combate, es lucha, es sentimiento...son tantas cosas” comenta Marco Santi, jugador azzurri. En esta disciplina también encontramos historias con un trasfondo amable. Es el caso de dos hermanos, componentes del equipo azul. Los Schiavoni regentan un negocio de reparto de bebidas en Florencia.

La necesidad de perseverar esta hacienda que tanto esfuerzo e ilusión por parte ambos requirió, hacía obligatorio que uno de los dos hermanos quedase fuera de este deporte. Conocida la brutalidad del Calcio Storico, alguno debía continuar con la empresa si algo le pasaba al otro. Leonardo, el hermano menor, ya es todo un veterano. Hasta este año no había dejado participar en ningún encuentro a su hermano mayor, Antonio.
“En la vida siempre ha sido él, cuando yo era pequeño, el que me defendía. Ahora creo que seré yo quien lo defienda…”, comenta Leonardo con gesto afectuoso. Las ansias de revancha del torneo del año pasado hicieron que este 2013, los azzurri salieran con toda su artillería. Los dos hermanos unidos en un mismo terreno de juego. Sus lazos fraternales enaltecían a su equipo. “Habrá siempre un ojo mirándolo. Seguramente estaré siempre atento a lo que haga”, explica Leonardo. Los Schiavoni lucharon codo con codo sin perder de vista nunca al otro. Unidos, el miedo se desvanecía.

¿Qué es el Calcio Storico?

El calcio florentino surgió en Italia durante el siglo XVI. Este deporte es considerado cuna del fútbol actual. A pesar de ser una forma primitiva de éste y no haber evolucionado apenas. El lugar donde se practica es la Piazza Santa Croce de Florencia. Esta disciplina dejó de ejercerse durante doscientos años, pero en 1930 volvió a resurgir de la mano del dictador italiano, Benito Mussolini.

El calcio storico es un deporte en el que juegan dos equipos formados por 27 jugadores, en el que se pueden usar tanto pies como manos. La plaza de Florencia se valla como si fuese una cárcel. Se juegan tres partidos al año durante el mes de junio, coincidiendo la final con el día de San Juan. Los cuatro conjuntos que disputan el torneo representan a distintos barrios e iglesias de Florencia. Los equipos son el azul, rojo, blanco y verde.
El objetivo del juego es meter la pelota en uno de los agujeros situados a cada lado de la plaza. Si se acierta se suma un punto, pero si se falla, el equipo rival logra medio punto. En la actualidad las únicas reglas existentes son que no se puede golpear por la espalda al rival, propinar patadas a la cabeza, realizar golpes bajos ni atacar varios jugadores a un mismo oponente. Casi todo está permitido. Los encuentros duran 50 minutos.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*