El miedo a la soledad, por @MilagroMendoza

¡Quien se fijarla en mí a esta edad!

¿Te suena familiar la frase?
Muchas personas, en especial, mujeres suelen mantener un matrimonio de apariencia. Soportan infidelidades, maltrato verbal y psicológico   Prohibiciones de compartir con sus familiares y amigos. Incluso ordenes de permanecer en casa para criar a los hijos. Sin permitir que alcancen sus metas a través de estudios superiores o el desarrollo de algún talento personal.
Esta situación produce angustia, tristeza, desesperación  hasta llegar a la apatía en ocasiones.  La relación de pareja se convierte en sofocante, restrictiva. Ambos se predisponen ante el mínimo intento de conversar. En otras, tales conversaciones es un hablar a oídos sordos. 
La agonía de la relación llega al nivel de no compartir la intimidad física  ante el vacío  la rabia y la sensación de uso que siente la mujer. Las pocas que aún conserven sus amistades, suelen ser animadas a poner fin a la relación. Son renuentes a buscar ayuda psicòlogica. Y familiares y allegados se preguntan ¿Por qué no se pone fin a una relación tóxica? 
Algunas injustamente, desde su visión prejuiciada concluyen que a la mujer le gusta el maltrato, que son masoquistas. Más lejos de la realidad no podrían estar.
En el fondo, la mujer se paraliza ante el miedo a la soledad, y el miedo al fracaso. En su mente, aparecen una y otra vez, imágenes desoladoras en la vejez. Se ve sola y abandonada. Tales pensamientos aumentan el miedo. Permaneciendo inmóvil ante la vida que ve pasar frente a ella.
Sin embargo, al indagar el motivo de no poner fin a tal relación; siempre dan respuestas como: Por mis hijos no lo dejo. Pero resulta que no es una razón válida depositar en los hijos el peso por no decidir. Los hijos sufren viviendo la situación que para ellos también es asfixiante. 
Ahora, de ¿Donde surge el miedo? Hay matrimonios, en los cuales el esposo asume todas las responsabilidades, anulando a su esposa en la toma de decisiones. Hay mujeres que nunca realizaron una compra en el supermercado, porque no la dejaba. Tampoco saben realizar tramites en bancos u otras diligencias. Fueron aisladas y desarrollaron un sentimiento de minusvalía. 
Muy dentro de ellas vaticinan que no son atractivas y tampoco podrán rehacer sus vidas. Nada más lejos de la realidad. Por ello, si necesitas ayuda acude a un psicólogo federado (ver fpv.org.ve) para superar el miedo y desarrollar el potencial que tienes como ser humano.  
Recuerda suscribirte para tener los artículos en tu correo.¡ Y tu comentario es bienvenido!

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*