El {maravilloso} mercadillo de Santa Catalina, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Se llama Mercadillo de Santa Catalina (en francés, marché de Noël de Sainte-Catherine) porque está en la plaza bruselense del mismo nombre, a los pies de su famosa iglesia gótica, que aunque es de 1854, parece mucho más antigua por su aspecto descuidado. Es fácil llegar: está a menos de cinco minutillos caminando desde la Grande Place. Lo ponen durante la navidad desde desde el 30 de noviembre hasta el 6 de enero. Podría ser un mercadillo cualquiera, podría, pero este me resulta especialmente encantador por el buen ambiente que se respira. En sus más de 250 casetas no solo hay espacio para la venta de artículos de artesanía y alimentos típicos -que también-. Lo que más predomina son los puestos de comida y bebida: desde caracoles hasta Jägermeister pasando por todo tipo de repostería, conservas y recetas tradicionales belgas (no sé si flamencas o valonas). Frente a todos estos puestos se concentran grupos de amigos y familias enteras para pasar las gélidas tardes navideñas tomando algo, conversando y riendo. Las tres guindas del pastel son la enorme pista de hielo de mil metros cuadrados colocada en el centro de la plaza, la imponente y consabida noria siempre iluminada y un precioso tiovivo, de los más bonitos que he visto. Es el sueño de cualquier niño, pues no se trata de uno al uso, con caballitos y poco más: Este tiene un globo, un cohete espacial, un dinosaurio o un barco.

No tengo mucho más texto que añadir sobre el mercadillo, creo que las fotos detallan un poco mejor el ambiente que reina. Aquí van unas cuantas:

Belgica-94

Conservas de todo tipo

Belgica-95

Brochetas y sandwiches de caracoles… no es para mi

Belgica-96

Dos rubios venidos del futuro vendían café

Belgica-97

¿Quieres salami?

Belgica-98

No podía faltar el archi conocido vino caliente

Belgica-101

El tiotivo fantástico: el Titanic y un montón de niños alucinando. Justo encima tenían un helicóptero

Belgica-106

Esta niña tenía más miedo que vergüenza, la pobre

Belgica-107

En la casita de la esquina estuve mirando bufandas

Belgica-108

Fresas bañadas en chocolate blanco. Esto SÍ es para mí

Belgica-109

Las pelotillas de luz, me encantan. Me traje de Tailandia

Belgica-110

Son bolas de tela para poner alrededor de las típicas luces de árbol de navidad. Queda comme ça

Belgica-111

Un paisano que vendía champán

Belgica-127

Amigotes pasando frío mientras se hinchaban a chupitos de algo

Belgica-128

Estos gamberretes fanfarroneaban entre ellos sobre lo alto que podían saltar. Ni uno consiguió cruzar la valla

Belgica-131

Los restaurantes de la zona tienen muy buena pinta. Y con las luces quedan monísimos

diptico3

Niños felices en el tiovivo chispas. Esos artefactos subían y bajaban. Quise ser pequeña

triptico2

Ambiente de mercadillo: patinaje, chupitos… y Sante Catherine de fondo, vigilándonos a todos

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*