El Madrid zarandea al Barça, por @FutbolRH

Semana dura para los azulgrana y feliz para el Real Madrid. Justo cuando la temporada empieza a llegar a su fase decisiva, el equipo blanco luce su mejor cara y gana dos clásicos consecutivos que le permiten afrontar con más confianza el choque decisivo en Manchester. Mientras, su eterno rival se ha caído de una forma preocupante e inimaginable hace tan sólo un par de semanas.

S
"El Barça necesita variantes, jugadores de otro perfil que le permitan mezclar el juego ante rivales que tienen estudiada una forma de atacar algo manida".

e ha escrito tantes veces aquello de los vasos comunicantes, que resulta fácil recurrir ahora. Quién se iba a imaginar hace pocas semanas que el feliz Barça para el que todo iba sobre ruedas se iba a ver en la situación actual. Sin Copa, con la Champions realmente complicada, y con una doble derrota ante el eterno rival que le ha dejado el orgullo más que tocado. En cambio, el Madrid le ha dado la vuelta a la situación; con la Liga algo más cerca aunque aún lejos, pero en la final de Copa y con una sensación de superioridad que ha disparado el medidor del optimismo ante lo que se le viene, el choque vital para esa orejuda que es la auténtica obsesión del madridismo.

Volviendo al lado más damnificado de los últimos quince días, me resulta preocupante la falta de recursos que ha mostrado el Barça en los últimos partidos. Sobre todo ante rivales con un planteamiento tan claro, y tan básico: dos líneas en la frontal para defender, emparedar a Messi en esa maraña dónde no tiene espacios para aportar nada, y salir a la contra cuando se pueda. La falta de movilidad, de velocidad, de ideas, y la debilidad defensiva propia hicieron el resto. Con eso, el Milán ganó con acierto, y el Madrid - mucho más equipo - ganó dando sensación de tenerlo controlado. Enfrente, ningún recurso adicional, ninguna variante, nada que pudiera cambiar el guión establecido. Ya sabíamos que el Barça es un equipo que no puede competir físicamente con otros grandes de Europa, pero marcaba la diferencia por el talento con balón y el entusiasmo en en el trabajo sin él; ahora, el equipo no tiene las luces encendidas cuando la tiene (que sigue siendo casi todo el tiempo) y parece haber perdido esa capacidad para competir que le permitía traducir la posesión en auténtica superioridad. Se ha convertido en un equipo vulnerable que, insisto, no puede competir físicamente con los grandes de Europa, menos contra un equipo tan físico como el Madrid. No debería  renunciar a su estilo, pero necesita variantes ofensivas, no vendría mal jugadores de otro perfil que le permitan mezclar un poco más el juego y aportar soluciones ante rivales que tienen ya muy estudiado una forma de atacar que empieza a dar síntomas de estar algo manida.

En el otro lado, conviene llamar a filas y recordar que eso de los vasos comunicantes puede funcionar tan bien por un lado como para el otro. El martes, el Madrid se juega media temporada ante un rival que tiene menos juego que el Barça, pero probablemente se muestre mucho más competitivo. Si el Madrid juega al nivel de los últimos partidos es superior y debe pasar, pero sería un error pensar que ha ganado algo, como bien ha dicho Karanka. Eso si, se llevan en el bolsillo el importante subidón de moral que supone zarandear al máximo rival. Y además, por partida doble.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*