El ¿honor? de la Casa Real: adiós, Borbones, adiós..., por @pablombelena

Tanto rey, tanto rey, tanta realeza y riqueza, y resulta que hasta en casa de cualquier currito hay más honor que en la Casa del Rey, esa familia Borbón llena de borrones en la Historia que nos quieren tapar los monárquicos más hooligans. Una dinastía de reyes que ha tapado crímenes y aplastado a su pueblo. Una dinastía de reyes que ha apoyado a dictadores como Primo de Rivera o Francisco Franco e incluso se mostró voluntario para suceder al caudillo.

Luego nos han vendido tres décadas de maravilla democrática, de transición y espíritu liberal. Parte hay de cierto en el papel de Juan Carlos I, pero también hay mucho gris en su trayectoria. Ya aparte de elefantes y demás cacerías borbónicas, lo de Iñaki Urdangarín no tiene nombre. Ahora el yerno del monarca se ofrece declararse culpable para evitar la prisión. La vergüenza de don Juan Carlos. Ver a un miembro oficial de la Familia Real entre rejas no tendría arreglo. Sería la tacha imborrable para la historia de una dinastía destinada a desaparecer de la Historia de España.

¿Pero qué narices se arregla evitando prisión si se aceptan los cargos? ¿Qué se limpia así? Vergüenza y más vergüenza. El rey, para hacer lo correcto, para mí y muchos españoles, debería entonces pronunciarse, decir que rechaza cualquier vínculo en el futuro con Urdangarín, y que se muestra contrario a cualquier pacto con la fiscalía o el juez para evitar la pena correcta a sus delitos. Ya no sería un presunto culpable, sería un culpable mayor.

Si, además, como se ha venido publicando, el rey don Juan Carlos tenía conocimiento de esos delitos y no los puso en conocimiento de la Justicia, es tan culpable como su yerno. Y quién sabe si, también, su hija, la infanta Cristina.

Quizás el Príncipe Felipe no tenga culpa de nada y su trayectoria sea intachable. Pero no tiene detrás un panorama como para lucir con orgullo su futura corona. Y menos sabiendo que en plena Democracia tenemos a reyes y jefes de Estado que no han sido elegidos en las urnas.

Adiós, Borbones. Adiós.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*