El día después, por Javier Astasio

Por más que me esfuerzo, soy incapaz de imaginar el "día después" de todo lo que está pasando en torno al huidizo y lastrado presidente del Gobierno de España. Y no sólo eso, ni siquiera soy capaz de imaginar el de la propia España. No sé que estaría pasando en cualquier otro país, si su presidente estuviese recibiendo acusaciones del calibre de las que Bárcenas está lanzando contra Rajoy, además con pruebas. 
La única salida que se me ocurre, dado que en la oposición hoy por hoy no hay alternativa posible, es la de que sea el propio PP el que excrete el tumor que lo asfixia, forzando al dimisión de Rajoy, se vote un nuevo presidente de entre sus filas y se convoquen elecciones, a las que, para poder "salir del hoyo",  el PP  debería presentarse después de un profundo proceso de regeneración, que, si pretenden ser creíbles, debería tener como consecuencia el desalojo de la práctica totalidad de los despachos de la sede de la calle Génova.
Trato de imaginármelo y no lo veo posible, porque el PP, como algunas empresas acostumbradas al liderazgo son incapaces de regenerarse. Ha habido en ellas tal acumulación de intereses creados y servidumbres, se han practicado tan poco la crítica y la democracia interna que quienes están al timón del barco, sabedores de que nadie les va a discutir las órdenes, prefieren hundirse con él antes que poner a salvo al pasaje.
No soy capaz de imaginar esa u otra salida y tampoco puedo ver el futuro con Rajoy al frente del país. Ayer, como un Chaves cualquiera, se envolvió en la bandera del Estado de Derecho, como si las acusaciones fuesen contra el sistema y no contra él. Un personaje que ha violado sus normas una y otra vez, que se ha acostumbrado no ya a infringir las normas, sino a hacer de la infracción la propia norma, entre otras cosas, porque todos, especialmente la prensa, se lo hemos consentido.
Sin entrar en la marrullería de "tunear" la rueda de prensa de ayer, escogiendo, en contra de la norma no escrita que ha regido los encuentros del presidente con la prensa a los que obliga el protocolo, a uno de los periodistas "autorizados" a preguntar y quién sabe si la misma pregunta, sin entrar en tan feo asunto, que merecería un plante de los compañeros acreditados en Moncloa, sin entrar en ello, insisto, resulta vergonzoso que la única respuesta de este presidente arrinconado contra las cuerdas sea remitirnos a aquella declaración del "plasma" que tan inconsistente resulto, incluso cuando aún no habían tomado cuerpo las pruebas de las acusaciones de Bárcenas.
Ahora existe toda una nómina de nombres y datos, de pagos y cobros perfectamente detallados, al parecer mucho más exhaustiva de cualquier rumor de los que han circulado. Hay también un documento que compromete directamente María Dolores de Cospedal, la bestia negra del tesorero, a la que muy probablemente aludía Rajoy en uno de sus SMS, dándole a entender que no iba contra él.
Una serie de acusaciones que, de momento, se centran en Cospedal y el propio Rajoy, para los que Bárcenas no desea nada mejor que lo que pueda ocurrirle a él y que muy probablemente se extendería al expresidente Aznar, si éste le niega su apoyo. Porque Bárcenas ha trabajado para ambos y, si es como imagino, ha guardado munición suficiente para morir matando a quienes no hagan lo posible por evitar su entrada en los infiernos.
Soy capaz de imaginar, eso sí, el futuro procesal de Bárcenas y del PP, por añadidura Lo que me cuesta más es imaginar los dos años largos que restan de legislatura, concluyendo esas tan crueles e injustas reformas que, como ayer dijo, pretende llevar a cabo. No soy capaz de ver a la gente inclinando la cabeza y aguantando que les quiten sus derechos, les recorten el estado de bienestar que han contribuido a crear y les roben el futuro de sus hijos, quienes, cada vez está más claro, han estado revolcándose en una orgía de sobornos, mordidas, corrupción y abusos que, por los odios, la torpeza y el endiosamiento de estos señores, estamos pudiendo conocer.
No sé cómo va a ser ese día después. Lo que sé es que ya lo tenemos encima.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*