El camino para llegar a Ítaca, por @zulaiki

Hoy te echo de menos. Añoro aquellos días en los que te convertiste en mi única ilusión para seguir luchando, para levantarme cada día y tratar de sonreír. Hoy recuerdo que te miré con desconfianza, que pensé que sería una tontería, que no serviría de nada y un día te dejaría olvidado. Hoy recuerdo con cariño el día que creé este blog. Y pensé en todo lo que había aprendido durante mis múltiples experiencias colaborando con asociaciones, siendo voluntaria, trabajando y soñando. Siempre creyendo en el periodismo y en el poder que tiene para cambiar el mundo.

Soy una soñadora, y por mucho que la situación, la crisis, los problemas y mi propia depresión trataron de disuadirme, he seguido soñando siempre. Pero el mundo poco a poco se fue comiendo mi ambición y tuve que aprender a luchar, pelear, llorar por las noches para poder sonreír de día.

Aprendí a usar Infojobs, a rentabilizar los contactos de Linkedin, me hice Community Manager y Blogger para gestionar una marca que a nadie le importaba, la mía propia. Decidí aportar mi granito de arena a la gente que se perdía en internet y no sabía donde buscar trabajo. Y como siempre me ha pasado desde la primera vez que fui voluntaria con 16 años, recibí mucho más de lo que estaba dando. El apoyo, cariño y consuelo de la gente que se acercaba por aquí, que no me dejaban comentarios pero me mandaban emails para darme las gracias. ¡A mi! si tenía que dar yo las gracias por haber encontrado un motivo para volver a escribir.

Hoy me he dado cuenta de que hace demasiado que te abandoné, siempre supe que llegaría este día. Pero nunca pensé que sería por algo bueno, así de negativa estaba. Ahora no tengo tiempo, literalmente, para escribir en el blog. Hoy tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta, con la gente a la que valoro y admiro. Y viendo como mi sueño a veces se hace tan visible entre las sombras, que me da miedo.
Siempre nos han dicho que la vida no es fácil. Eso es mentira. La vida es lo más fácil del mundo, sientate a esperar, conformate y no luches. Verás lo fácil que resulta conformarse. No digo divertido, digo fácil. Pero es que ese no es el sentido de esta vida, porque independientemente de lo que exista después, aquí y ahora, esta es la única vida que tenemos.

Si que hay crisis, no te lo cuenta alguien que mira las cifras, te lo digo yo que la he sufrido y sigo sufriendo en mi propia piel. Pero es que siempre han existido crisis, el mundo ha tocado fondo mil veces y ha vuelto a salir a flote...para volver a caer. Mira alrededor y verás que todo va muy mal y entonces tendrás dos opciones: sentarte a ver como se arruina el mundo arrastrando tus sueños o levantarte y caminar. Algún día encontrarás el camino.

Os espero en Teleprensa Granada, os espero en Filmijob, os espero en mi Facebook y mi Twitter y sobre todo espero y deseo que volváis siempre por aquí. Y no porque no encontréis trabajo, si no porque nunca seáis capaces de conformaros y sigáis buscando, luchando, comparando y soñando.
El mundo mañana seguirá girando.
Suerte y salud.

Ten siempre a Itaca en tu mente. 
Llegar allí es tu destino. 
Mas no apresures nunca el viaje. 
Mejor que dure muchos años 
y atracar, viejo ya, en la isla, 
enriquecido de cuanto ganaste en el camino 
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Itacas.

C. P. Kavafis

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*