El apogeo del comercio electrónico

Hong Kong (Foto: IQRemix)
Hong Kong (Foto: IQRemix)

El extraordinario crecimiento que ha experimentado el comercio electrónico no deja lugar a dudas sobre el destino que depara al comercio internacional. Hacer envíos nacionales e internacionales ya no es algo reservado a la empresa transnacional, sino que cada vez son más las pequeñas empresas que se lanzan a las oportunidades de un mercado abierto y con un potencial extraordinario.

En este sentido los datos internacionales son reveladores, y los datos para España muestran la misma tendencia alcista del fenómeno del comercio electrónico. El desarrollo de las telecomunicaciones y el acceso a la tecnología que se produce gracias al abaratamiento de la producción están produciendo una transformación global en la forma de hacer negocios que afecta a la economía con gran rapidez. Así, el comercio minorista o retail está disfrutando de una era de competitividad sin precedentes, en la que se castiga severamente a aquellos modelos de negocio que no han sido capaces de adaptarse a los perfiles del consumidor. No obstante, se está beneficiando a su vez de un mercado con menores barreras a la entrada en el que nuevos actores se están incorporando y la posibilidad de llegar a nuevos clientes ha alcanzado cotas desconocidas hasta hoy.

Si bien la década de los 70 marcó un hito en la deslocalización de grandes empresas de manufactura que condujo a la crisis de la industria pesada en los países desarrollados, actualmente estamos contemplando un nuevo fenómeno de deslocalización de empresas de servicios que buscan ofrecer sus soluciones globalmente.

Las posibilidades también se han multiplicado para el consumidor. Desde la década de los 90 se viene consolidando un perfil de comprador cada vez más informado en materia de precios, calidades y opinión sobre los productos. En la medida en que los llamados nativos digitales van tomando posición en la pirámide poblacional este fenómeno se agudiza. Pero también los sectores poblacionales de mayor edad se están transformando en la medida en que ganan confianza en las herramientas que bancos y grandes empresas de envíos crean para facilitar y asegurar las compras electrónicas. Desde  activos financieros hasta los objetos más triviales se pueden compran actualmente tras obtener una enorme cantidad de información sobre el producto, y se adquieren de hecho en un período muy corto aun cuando su origen es geográficamente lejano. Los tiempos y costes de envío de productos son cada vez más reducidos. Las estimaciones indican que en 2021 más de un cuarto de la población hará sus compras a través de internet. En el caso de la prestación de servicios el panorama es muy similar y aquéllas empresas que no han sabido adaptarse a los nuevos mercados han sido fuertemente castigadas en términos de cuota de mercado, como demuestra la rápida implantación del gigante Amazon en el comercio minorista y la reacción generada por todos sus competidores.

El número total de ventas en el comercio electrónico se ha duplicado en solo tres años, desde 2015, aunque su crecimiento es desigual en todos los países. En 2017, movió más de 2,3 trillones de dólares mundialmente. Según las previsiones la cantidad será de 2,84 trillones este año. Asia es actualmente el continente en el que el modelo e-commerce parece más asentado, pero los datos auguran una rápida aproximación en términos relativos para el resto de continentes. En Europa las transacciones electrónicas llegaron a generar 534 mil millones de euros, cifra que se verá ampliamente superada durante los próximos años.

El rápido desarrollo de este contexto de comercio internacional tiene sus raíces no solo en el ritmo de mejora de las telecomunicaciones, sino también en un marco de acuerdos internacionales que fomentan las importaciones y exportaciones gracias a los tratados de libre comercio y bajada de aranceles especialmente incentivado tras la Segunda Guerra Mundial con el fin de promover el desarrollo económico de las potencias europeas. En Europa, el gran avance en este sentido fueron los acuerdos alcanzados para la consolidación de la unión aduanera, que fulminaron todos los trámites aduaneros intracomunitarios creando una sola frontera en la entrada a cualquier país de la unión.

Espoleado por un marco de transporte de mercancías favorable, las navieras han invertido en ampliar la capacidad de carga de sus buques, lo que ha venido a bajar paulatinamente los costes de transporte marítimo de mercancías, lo que favorece enormemente el intercambio comercial entre los países.

Nos encontramos, por tanto, ante un panorama económico difícil de comprender por la enorme cantidad de actores de participan en el mercado pero que sin duda ha marcado una época de desarrollo económico internacional sin precedentes, aun contando con el período de crisis de la Gran Recesión de 2008.

Así, el sistema de envíos internacionales supone en la actualidad un medio de adaptación para  toda empresa que esté en disposición de competir en un mercado cada vez más abierto. De ahí que empresas como Mail Boxes Etc., hayan experimentado tal crecimiento para ayudar a emprendedores y pequeñas empresas a hacer envíos nacionales e internacionales y satisfacer a clientes en una red comercial cada vez más tupida, competitiva y repleta de oportunidades.

Acerca de @Periodisticos 6578 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*