El alcalde Almeida como 'elefante en cacharrería', por @FeSPeriodistas

Almeida (Foto: PP
(Foto: PP)

La precipitada decisión del cierre de Radio Escuela M21 enfrenta el Consistorio madrileño a demandas por despido nulo que tienen muchas posibilidades de prosperar.

Este octubre último informamos que Madrid Destino, del Ayuntamiento empresa del Ayuntamiento de Madrid, había sido condenada por el despido de una técnica de sonido de la emisora escuela municipal M21 Radio. El despido era consecuencia de la precipitada decisión de cierre de la misma por parte del consistorio presidido por José Luis Martínez-Almeida.

En ese fallo el juez ha sentenciado que el contrato de la trabajadora Elena Ojeda, con una duración máxima de tres años para realizar una obra y servicio determinado, "está realizado en fraude de ley", por lo cual debe ser de carácter indefinido. "La actividad de la demandante no goza de autonomía ni sustantividad propia respecto de la actividad de la empresa sino que es la propia actividad la empresa", señala el fallo que marca que las funciones de la profesional tienen carácter de "esenciales" y , por lo mismo no se pueden considerar "una necesidad de trabajo temporalmente limitada y objetivamente definida".

Ahora, el consistorio madrileño se enfrenta a una cadena de demandas similares que como informa “eldiario.es”, todos los trabajadores cesados “han demandado a lo largo de este año ante la justicia sus contratos, firmados con la anterior corporación municipal dirigida por Manuela Carmena. Si las sentencias son favorables, el Consistorio tendría que readmitirlos como trabajadores indefinidos en una radio que ya no existe o bien indemnizarlos con dinero público en compensación”.

"Lo normal es que el resto de casos vayan en la misma dirección, es decir, que se concluya que son contratos en fraude de ley, aunque en última instancia depende de cada juez", apuntan desde el comité de empresa. También ha habido, no obstante, una sentencia desfavorable esta misma semana.

Estas demandas complican el cierre apresurado de la emisora y dejan cuentas pendientes aunque la radio haya desaparecido. Los contratos, de hecho, han finalizado con el argumento de que la "obra" que justifica la relación laboral ya no existe.

Las acciones judiciales emanan de la etapa anterior, con el Gobierno de Manuela Carmena, y se dirigen contra Madrid Destino, la empresa municipal que firmó los contratos con los empleados. Los procesos judiciales estaban en marcha antes de las elecciones pero ahora están cayendo las sentencias a cuentagotas. Ya se han celebrado tres juicios, quedan cuatro.”

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*