Ébano y Ryszard Kapuściński, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Hoy, 23 de abril, por ser Día del Libro, hubiera querido comprarme alguno de los muchos que tengo en mi lista de ‘pendientes’. Pero como no hay dinero, he hecho algo más simbólico: inscribirme como socia de Bibliometro, una red de Bibliotecas perteneciente a la Comunidad de Madrid y cuya principal característica es que se ubican en el interior de las principales estaciones de metro de la ciudad. Me llevé una grata sorpresa porque el proceso de inscripción fue rápido, gratuito y completo: me informaron de todo lo necesario en un abrir y cerrar de ojos, y pusieron a mi disposición un catálogo para que me llevara un libro en ese mismo momento.

Así decidí celebrar mi 23 de abril: saliendo de la biblioteca con la obra Ébano, de Ryszard Kapuściński, bajo el brazo.

Kapuściński es uno de los autores que todo periodista debería leer. Nació en Polonia en 1932, murió hace relativamente poco, en 2007, y aunque en sus inicios fue historiador, acabó dedicándose al periodismo. Colaboró con la revista Time y el diario The New York Times, que son dos de los mejores medios impresos del mundo.

También trabajó muchos años para una agencia de noticias polaca, que le mandó por todo el mundo para escribir reportajes y crónicas.  Fue testigo de guerras, revoluciones y golpes de Estado en muchos países africanos, sudamericanos y asiáticos. .De hecho, los reportajes que escribió entre 1960 y 1970 sobre la descolonización en África son los que le han hecho famoso a nivel mundial.

Gracias a esta labor escribió libros como Ébano, el que yo estoy leyendo ahora. Ébano está compuesto de muchas historias cortas que describen la vida cotidiana en África. A pesar de llevar solamente medio centenar de páginas, ya me he encandilado. Lo más atractivo de este autor es su manera de describir con pelos y señales todo lo que sus sentidos perciben, no se le escapa detalle. Así es extremadamente fácil ponerse en su piel y revivir las historias que cuenta, sus encuentros con los personajes más rocambolescos, sus aventuras, sus sorpresas ante lo nuevo y lo desconocido…

Kapu, como se le conocía, fue uno de los periodistas más respetados en vida y creo que lo sigue siendo ahora. En 2010, no obstante, un libro sobre su vida llamado Kapuściński non-fiction (Galaxia Gutenberg, 2010) dio un serio golpe a su credibilidad. Esta biografía, escrita después de su muerte por su discípulo y compañero en la Gazeta Wyborcza, el periodista Artur Domosławski, cuenta que hay muchos claroscuros en la obra del escritor.La obra sostiene que el escritor tabuló en una buena parte de sus reportajes. Sea como fuere, eso no ha sido demostrado a día de hoy. De ser cierto, habría que decir que, si no un excelente cronista, sí fue un maravilloso escritor de ficción. Al César lo que es del César.

No puedo contar más de este libro porque no lo he terminado, aunque haré una actualización cuando llegue el momento.

 




1 Comment

  1. Estoy leyendo ahora esta obra, llevo aproximadamente 170 páginas y lo que más me llama la atención es la descripción que Kapucinski realiza de la personalidad del africano a través de la historia que le ha tocado vivir, de colonización-esclavitud- descolonización-pobreza. No hace mucho que estuve recorriendo varios países del sur de África y en cierto modo creo que Ryszard ha comprendido y expresado mejor que nadie como esto se traduce en un sentimiento de inferioridad en ocasiones, y de racismo y odio en otras. Y yo añadiría que el africano es un gran ejemplo de tenacidad, esfuerzo y paciencia,  pues a pesar del vilipendio al que ha sido sometido histórica y actualmente, ha aguantado estoicamente. Desde mi punto de vista, el africano es, más que ningún otro, un ejemplo de humanidad.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*