Inicio » Blogs »

DOS AÑOS DESPUÉS, por Javier Astasio

 
Me he acordado mucho estos días de aquellos días aciagos en los que Pedro Sánchez fue víctima de un "golpe de estado" dentro de su partido, un golpe orquestado por el sanedrín de vacas sagradas que, sentados en las mullidas poltronas de los consejos de administración, hacía ya muchos años que no miraban abajo ni alrededor. no veían nada que no tuviese que ver con los intereses de sus nuevos amos o con la soberbia de quienes fueron y dejaron de ser, incapaces de entender que el país se había movido a toda velocidad y con el mismo empeño que ellos habían puesto en pararse, atrincherados en la soberbia de haber sido y en la ignorancia de que no se puede pretender tener razón sólo por haberla tenido.
Recuerdo a Pedro Sánchez saliendo de la sede de Ferraz, solo, en su Peugeot, sin nada que no fuese su tesón y su deseo de reconquistar lo que acaban de quitarle por no plegarse a los intereses de los de siempre, las grandes empresas, para hacer presidente a Mariano Rajoy. Se marchaba solo, después de unos días agotadores, después de esa loca partida de ajedrez en la que Ciudadanos y Podemos por un lado y las vacas sagradas de su partido, por otro, parecieron empeñados en terminar con quien hacía no tanto parecía el niño mimado de quienes predicaban la continuidad en el país y en el partido, único heredero, hijo predilecto de un pasado que el PSOE le pesaba ya demasiado.
Se fue, calle Ferraz adelante, con la intención de recuperar el poder en su partido, ese mismo partido que acababa de defenestrarle y hacerlo desde abajo y, además, con una mano atada a la espalda, la de haber renunciado a su escaño, para renunciar a sus principios, haciendo presidente a Rajoy, ni pasar a convertirse en el primer secretario general socialista que rompía la disciplina de voto dictada desde su comité federal. Por eso eligió pasea su "No es No" por España, reconquistando el apoyo de las bases, esas mismas agrupaciones de barrios y pueblos, a las que el aparato del partido había dado de lado hacía tiempo.
Tiempo después, cuando nadie daba un duro por él, cuando se habían dicho y escrito todos los chistes posibles sobre su gesto, recuperó la secretaría general, dejando con dos palmos de narices a todos los barones, con Susana Díaz y sus padrinos a la cabeza, y, desde allí, sin el altavoz que dan el escaños y el día a día parlamentario, movió los hilos precisos para hacerse con el control de su grupo, que dejó de ser un cómodo compañero de viaje de Rajoy, hasta que el  viernes pasado, desde fuera, sin escaño, ganó la moción de censura que acabó con casi siete años de Rajoy, siete años de recortes, de crueldad presupuestaria, de inmovilidad exasperante, de dejar pudrirse los problemas, especialmente el que ha puesto a Cataluña al borde  de la independencia y al margen de la ley, fruto de los perversos cálculos electorales de quien, envuelto en la bandera, deja que el mundo se derrumbe siempre que, a él, le den bien las encuestas.
El viernes, por fin, a Pedro Sánchez, el hombre que lo dejó todo hace dos años para volver a ganarlo y de verdad con principios y coherencia, le llamaron presidente desde la presidencia del Congreso. Nadie, yo tampoco, hubiésemos apostado por ello. Demasiados mensajes apocalípticos, demasiadas denuncias y malos augurios sobre sus malas compañías, demasiados bulos sobre sus contrapartidas a los "independentistas", demasiadas interferencias de los miserables que, desde el pasado de su partido y acomodados en el lujo, escuchados por quienes sólo les utilizan, y ellos se dejan utilizar, para minar el partido que dicen defender. Sin embargo, yo tampoco, caímos en la cuenta de que Sánchez contaba con dos grandes aliados, Rajoy, con todo lo hecho y dejado de hacer a sus espaldas, y Albert Rivera. ebrio de aparente éxito, el de las encuestas, y ansioso por convocar unas elecciones que salvo ellos dos nadie quiere.
Nadie contaba con que, por una vez, la más importante, Rajoy iba a enredarse en la madeja con la que ha tejido tantos años sus alianzas. Casi nadie contaba, aunque yo puedo presumir de haberlo hecho, con que a Rivera iban a traicionarle la ansiedad y la realidad, obstinada en no poner ante su rostro crispado, su lengua atropellada y sus ojos enrojecidos la plasmación de todo lo que, solo o en compañía, lleva años calculando.
En esta moción de censura y por el precio de una, Pedro Sánchez, se ha cobrado dos cabezas, la de Rajoy como presidente y la de Rivera como emergente estrella de la oposición. Y han sido ellos dos los que se han puesto la soga al cuello, demasiadas afrentas, demasiada injusticia, demasiado autoritarismo y demasiado rencor como para esperar que el voto de la cámara fuera otro. Ahora queda lo más difícil:
convertir esos noes a Rajoy en apoyos a un gobierno que, mejor o peor, era necesario. Hace dos años, Sánchez emprendió, con tesón, principios y coherencia, el camino que ayer le llevó a La Moncloa. Ahora, espero y deseo con todas mis fuerzas que, con el mismo tesón, la misma coherencia y, sobre todo, los principios, haga el camino que nos lleve a unas elecciones en las que, con más sensatez que hasta ahora, los españoles decidan su futuro.

 
 
 

0 Comentarios

Deja tu comentario.

 
 

Deja un comentario