Doping, por Javier Astasio



Es lo que tiene doparse. Ganas carreras, consigues marcas, pero, al final, siempre te pillan y te quedas sin medalla o sin el record. Sin embargo, el doping no es exclusivo del deporte. A veces el doping se da en otros ámbitos y se da bajo formas curiosas, aunque las consecuencias son parecidas, porque cuando quienes se dopan se encadenan a la sustancia con que lo hacen y, por más que se empeñen, en su organismo quedan trazas de la sustancia tramposa.
Acaban de comprobarlo Rajoy y, con él, el Partido Popular. Como ya es sabido, Rajoy no dudó en recurrir a los "tea party" españoles ni a lo más ultramontano de la formación cuando de lo que se trataba era de socavar la imagen de Zapatero y el PSOE. Tanto es así que estuvieron a punto de arruinar el ahora posible fin de ETA, con tal de no permitir a Rubalcaba, quien, por cierto, nunca lo intentó, colgarse la medalla de haber conseguido ese final.
Para esa carrera al sprint, Rajoy consumió las peligrosas tesis de Jaime Mayor Oreja y todas esas manifestaciones en las que se mezclaban el odio, el deseo de venganza y las acusaciones de traición.
Nunca sabremos si la cosa le dio resultado al líder del PP, porque lo que se llevó por delante a Rodríguez Zapatero fue la crisis, la económica claro, porque desde hace tiempo parece que no ha habido otra en este país.
Nunca sabremos si las inyecciones de integrismo y ultranacionalismo tuvieron consecuencias en la fortaleza de los populares, pero lo que sí suponíamos y, para perjuicio de sus intereses, ya estamos comprobando, es que todos esos discursos, todas esas banderas y todas esas pancartas han contaminado su discurso y están bloqueando su capacidad de cambiar de discurso.
Rajoy y su ministro de Interior, Fernández Díaz, se enfrentan ahora a la ocasión de hacer un gesto, dar una salida legal y razonable, al pulso que le viene planteando desde hace días una parte importante del colectivo de presos de ETA, pidiendo el cambio de régimen, por razones humanitarias, de uno de los secuestradores de Ortega Lara, enfermo de cáncer terminal, para que pueda pasar sus últimos meses de vida en casa y con los suyos. El ministro ha sido remolón a la hora de tomar las decisiones, pero las está tomando. Entre otras cosas, porque la ley es la ley y por más que la retuerza y demore los trámites, no puede hacer otra cosa. Ese gesto, nadie lo duda, puede ser trascendental para el rumbo que tome el, de momento, paralizado final de ETA, y abrirá camino a nuevos pasos.
Hasta aquí, todo perfecto. El PP está haciendo, a su manea, claro, lo único que puede y debe hacer, pero eso ha bastado para despertar de su sopor al ex ministro Mayor Oreja, profeta de la venganza y el odio, de los que tanto partido ha sabido sacar, resucitando su extinta figura para la política nacional y quién sabe si para algo más.
Volvemos a oír hablar de traición a las víctimas, de que se está dando oxígeno a ETA y toda esa letanía que creíamos olvidada. Rajoy lo quiso. Porque Rajoy debería haber tenido en cuenta que aquellos apoyos, aquel dopaje, acabarían teniendo consecuencias.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*