¿DICTADOR O PAYASO?, por Javier Astasio


Reconozco que soy de los que pensaban que la realidad del poder acabaría moderando, atemperando, los exabruptos y delirios del gran histrión que han elegido, aunque no todos, a las claras está, los norteamericanos. Ahora, apenas una semana después de su toma de posesión he de admitir que estaba equivocado, porque, todo lo contrario, ha sido Trump quien ha vuelto más zafia, más torpe y vulgar, la imagen de la Casa Blanca ante el mundo, pero también ante los mismos norteamericanos.
Siempre he dicho que nada hay más peligroso que un hortera o un loco con poder, y éste aúna ambos horrores, porque siempre hará sin pensarlo lo primero que se le ocurra. Y. por desgracia, ese niño mal criado que es Trump, no sólo ha introducido su mal gusto y sus horribles cortinas doradas en la Casa Blanca, incluido el sacrosanto despacho oval, no sólo ha sustituido con sus torpes andares y su zafia verborrea y su estridente familia la elegancia de los Obama. No, además ha estampado su narcisista rúbrica, más propia de un grafiti de quinceañero que de un hombre de Estado, al pie del decreto que ha cerrado las puertas de su los Estados Unidos, un país que hicieron grande los desheredados de la Tierra, quienes huían de las persecuciones, el hambre y las guerras, a quienes huyen hoy de guerras y hambrunas, en las que quienes vivimos en el opulento primer mundo tenemos, todos, gran parte de responsabilidad.
Afortunadamente. Estados Unidos es más grande que el tipejo que la gobierna ahora y sus ciudadanos se echaron a las calles y ocuparon los pasillos de los aeropuertos por los que ya no podrán entrar a la hermosa América, para hacerla más grande de lo que podrán hacerla nunca todos esos paletos de barriga cervecera y rifle al hombro que votaron a Trump y votarían al mismo Hitler, si resucitase para aspirar a ocupar la Casa Blanca.
Pero, además, el sistema, ese sistema que Trump ha puenteado y quiere poner patas arriba, se ha movilizado para parar los pies al gamberro millonario que va camino de conseguir que su país vuelva a ser tan odiado o más de lo que lo fue en tiempos de la injusta y criminal guerra del Vietnam. A las pocas horas de que Trump estampase su horrible firma al pie del infame decreto, una juez federal se encargó de paralizar temporalmente la norma que había dejado a más de un centenar de refugiados con todos sus papeles en regla a las puertas de su esperanza. Pero no sólo ella. Como ella, varios fiscales se movilizaron para paralizar el decreto y políticos de su mismo partido que, nos sólo critican la legalidad de medida, sino las consecuencias que tendrá en países en los que, como en Irak, tropas norteamericanas permanecen estacionadas, trabajando junto a aquellos a quienes se pretende prohibir la entrada en los Estados Unidos.
Lo hace Trump, le critican en su país y en todo el mundo, salvo la extrema derecha europea y otros que, como Mariano Rajoy, con su silencio vergonzante otorgan su beneplácito a tan irresponsable personaje, y lo defienden los personajillos que forman parte del staff del nuevo presidente y que podrían muy bien pertenecer a la guardia de corps de ese otro tirano, Adolf Hitler, paradigma del terror y la injusticia, para quien las vidas y haciendas de quienes escogió como enemigos para justificar su ambición. carecieron de valor hasta el final.
Podemos pensar en Trump como en el payaso que en realidad es, pero, más que al gran dictador de Chaplin, se parece al Hitler de verdad que, con su insensatez y la de sus seguidores, llevó al mundo a cinco años de guerra y muerte, con millones y millones de víctimas. Y es que los dictadores, por más payasos que nos parezcan, son ante todo eso: dictadores.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*