Desayuno sin diamantes, por @German_Temprano

cospe y nachito

Desayuno sin diamantes

He conocido planes mejores que compartir desayuno con Ignacio González y Cospedal, incluso me podía valer una cita para una endodoncia, pero, a veces, uno ha de afrontar con gallardía las esclavitudes de su profesión. Lo cierto es que esta mañana en el Ritz ─qué dirían en mi barrio de saber los sitios que frecuento─ apenas he aguantado la ingesta de un par de micro-cruasanes hasta levantarme e irme. Ya en el jaboneo de doña Dolores a don Ignacio se me ha empezado a cerrar el estómago y la primera soflama del presidente hereditario madrileño me ha rematado la falta de apetito.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*