Deontología vs. Información: una fina línea muy fácil de sobrepasar, por @LorenaCan0

Imagen: burbujasmagazine,com

Un acto terrible, como el ocurrido ayer a las 20:41 horas en Santiago (Galicia) en el que, a la hora de escribir este post, son ya 80 los fallecidos y más de 140 los heridos, una treintena de ellos críticos, de un total de 218 viajeros, impulsa instintivamente, casi sin razón, a cualquier periodista a recopilar datos, a saber todo lo que está pasando a cada segundo, sea vía Twitter, Facebook, radio o televisión. Y como no: a compartirlo. 

Muchas veces me viene a la cabeza un momento de la serie Anatomía de Grey en el que una de las cirujanas experimenta un subidón de adrenalina tremendo cada vez que tiene un caso de esos más que grave que llega a las urgencias sin previo aviso. Pues lo mismo nos ocurre a los periodistas cuando tenemos algo "gordo" entre las manos. La sed de información, de saber, de aglutinar datos y darles forma lo más rápido posible es algo natural, e incluso, bueno para la profesión. Esa ilusión, esa ganas, esa vocación. Pero el problema viene cuando la "fiebre del periodista", que digo yo, sobrepasa la fina línea de la ética y la deontología profesional. Y eso, de verdad, no es tan difícil. 
Entrar en el bucle de los datos disparados, las suposiciones, el "se ha dicho", puede hacer mucho daño a las personas que se ven inmersas en una catástrofe como el accidente de tren de Santiago. Por eso, la FAPE ha hecho un llamamiento apelando a la seriedad de los medios de comunicación que, en algunos casos, desde ayer han publicado en sus portadas o emitido en sus informativos imágenes de cadáveres sin tapar, o incluso han presionado a las familias de los fallecidos para conseguir los primeros el dato más siniestro.

"La presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), Elsa González, aseguró este jueves, ante la crudeza de algunas imágenes difundidas por medios de comunicación relacionadas con el accidente ferroviario ocurrido en Galicia, que el periodista debe añadir siempre un plus de responsabilidad a la información que transmite y no vulnerar en ningún caso la ética.

En declaraciones a Servimedia, González señaló que algunas imágenes relacionadas con el siniestro en las que aparecen los cadáveres de algunas de las víctimas vulneran claramente la deontología periodística y, de hecho, la FAPE está recibiendo numerosas quejas por ello. 

La presidenta de esta organización destacó la necesidad de que se actúe siempre bajo los principios de ética periodística y respeto absoluto a las víctimas del accidente y subrayó que el periodista no debe limitarse a informar de lo ocurrido, sino que ha de añadir siempre a su trabajo un plus de responsabilidad que le impida vulnerar la deontología profesional. "Nuestra primera obligación es no dañar y después ayudar", recalcó.

Por tanto, insistió en hacer un llamamiento a la vigilancia de editores y periodistas en este asunto y mostró su pesar por la muerte en el siniestro ferroviario del periodista Enrique Beotas."

(Fuente: Diario Siglo XXI)

Y es que ya lo decía Gabriel García Márquez, cuando aseguraba que "la ética debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón".



Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*