Denuncian los peligros para el periodismo en América, por @jestremadoyroa

1 no-más-violencia-contra-periodistas

El blog Periodismo en las Américas ha difundido la denuncia del Comité para la Protección de Periodistas ante la Cámara de Representantes de Estados Unido sobre los riesgos de la práctica periodística en el hemisferio occidental.  Aquí el texto:

El rol del periodista como guardián de la democracia afronta cada vez más peligros debido al aumento de la violencia del crimen organizado y a la represión y corrupción de los gobiernos en el hemisferio occidental, manifestó Carlos Lauría, como coordinador para América del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) ante la Cámara de Representantes de EE.UU.

En el marco de la audiencia pública Desafíos de la Democracia en el Hemisferio Occidental del Sub Comité de la Casa de Representantes, Lauría explicó que en el contexto actual de agitación política y debilidad institucional de los países de la región, los medios y los periodistas que reportan sobre crímenes, corrupción y abusos a los derechos humanos desempeñan una labor de alto riesgo.

En México, más de 50 periodistas han desaparecido o muerto en los últimos seis años, convirtiéndose en uno de los países más mortales para la práctica periodística  en el mundo. La violencia a cargo del crimen organizado y la corrupción han devastado a los medios, despojando a los ciudadanos de sus derechos a la libertad de expresión y acceso a la información, detalló Lauría. “Un clima de impunidad generalizada exacerba el problema”, enfatizó.

En abril de este año, la CPJ aplaudió la aprobación en México de una ley que le concede a las autoridades una jurisdicción federal sobre los delitos cometidos contra la libertad de expresión, como un avance en la lucha contra la impunidad. Se espera que con esta nueva ley, el gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto muestre mayor voluntad política para imponer la justicia.

El periodista local es el que paga el precio más alto, pues, a nivel mundial, según un reporte de la CPJ, nueve de cada diez periodistas mueren por investigar temas de su propia comunidad.

El representante de la CPJ también citó el caso de Honduras, país que tiene el índice de homicidios más alto del mundo, según un informe estadístico de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Desde julio de 2009 han muerto 16 periodistas hondureños, tres de ellos en represalia directa por sus investigaciones.

En Brasil, siguió Carlos Lauría, otro de los lugares más inseguros para los periodistas y décimo en el Índice de Impunidad de la CPJ de este año, cuatro reporteros han muerto en lo que va del 2013. El año pasado murieron diez, nueve de los cuales reportaron sobre corrupción de autoridades y otros crímenes dentro de sus provincias, según informó la CPJ.

Colombia continúa entre los más peligroso para el ejercicio del periodismo a nivel mundial, con 44 periodistas asesinados desde 1992 a la fecha. Mientras que el número de periodistas asesinados ha disminuido, las amenazas a se han incrementado. El editor en jefe de la unidad de investigación de la revista Semana, Ricardo Calderón, sufrió un intento de asesinato en mayo pasado, como muestra un reporte de la CPJ.

Lauría agregó que el desdén de muchos gobiernos por las instituciones democráticas y su búsqueda de control del flujo de la información, definiendo a los periodistas críticos como la oposición no elegida, incrementan la intolerancia de las autoridades a los medios que las cuestionan.

El caso de Venezuela, por ejemplo, es el más claro de la falta de tolerancia frente a la diversidad de opiniones. Un estudio de la CPJ muestra que en los últimos 14 años Venezuela ha utilizado diferentes leyes, medidas reguladoras y decisiones judiciales que progresivamente han ido aniquilando a la prensa privada e independiente.

Ecuador y su Ley de Comunicación aprobada en junio representa una seria afrenta a la libertad de expresión, según la CPJ y otras organizaciones regionales e internacionales que velan por la libertad de prensa.

 

Lauría concluyó su testimonio subrayando los recientes acontecimientos en EE.UU. como la agresiva persecución de los informantes que filtraron documentos clasificados sobre seguridad nacional a la prensa, y la masiva e indiscriminada vigilancia de las comunicaciones que fueron reveladas por el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden, la cual envía un desalentador mensaje al periodismo y a sus fuentes, tanto a nivel nacional como internacional

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*