‘Democracia... fundido a negro’, por Javier Astasio

 
 
No descarto que me falle la memoria, pero estoy por asegurar que el cierre de Canal Nou, la Radio Televisión Valenciana, es el primero ordenado por la autoridad "incompetente" desde que se cerró y dinamitó el diario Madrid en tiempos de la dictadura. El cierre del centro de producción de Burjasot, en marcha cuando escribo esto, es el broche negro a veinticuatro años de televisión autonómica en la Comunidad Valenciana, una televisión que nació bajo otro signo político con el objetivo de primar la cultura valenciana y consolidar la lengua. Un objetivo con el que, de alguna manera, han coincidido en intenciones todos los canales autonómicos que en el mundo han sido.
Pero una cosa son las intenciones expresadas y otra bien distinta las reales o, en todo caso y con el paso del tiempo, los resultados. Lo cierto es que esos canales con sus consejos de administración o como quiera que se llamen al frente, al final, en lo que se convierten, salvo honrosas excepciones, es en aparatos de propaganda y medios de compensación de quienes detentan el poder en esos territorios para premiar o castigar a amigos y enemigos. ES triste, pero es así y Canal Nou no sé si es en eso un paradigma, pero lo que no ha sido, desde luego, es una excepción.
Cuando Joan Lerma perdió las elecciones y tuvo que dejar la Generalitat y la Eduardo Zaplana, se produjo todo un relevo en la Radio Televisión valenciana, en el que trabajadores con estatus de funcionarios se vieron arrojados a las tinieblas de los pasillos, mientras que otros, no sé si más competentes, aunque sí más cómodos o fieles para con el nuevo poder, ocupaban sus puestos de trabajo. Una operación con la que, de la noche a la mañana, se multiplicaba casi por dos la plantilla del ente público y que, posteriormente, se repetiría cuando los relevos ya no eran sólo entre partidos, sino entre distintas familias del mismo partido.
¿Qué trajo todo esto? No es difícil adivinarlo. Tanto relevo sin justificación profesional y tanto pasillo lleno sólo podía levar a que los costes se disparasen hasta límites inasumibles, algo que ya conocíamos de sobra y padecíamos los contribuyentes en RTVE.
Pero hay un momento en el que las televisiones consideradas como nodos de repúblicas bananeras dejan de ser rentables, porque existe la alternativa de los libelos digitales del TDT party, en los que se invierte lo que debiera haberse invertido en mejorar la calidad y la eficacia de la radiotelevisión pública. Y es entonces cuando llegan los recortes y los malditos ERE tan del gusto de estos señores  que, según la alcaldesa de Madrid, son los que más han hecho por el progreso del género humano en toda la Historia, y con ellos el recurso a los tribunales, la sentencia revocatoria de ese ERE y el pataleo institucional de quienes ya no ven en esa tele un instrumento de adoctrinamiento.
Hasta aquí la esencia de la historia de lo que ha ocurrido. Pero valencia es Valencia y en Valencia tiene que haber traca y espíritu fallero, Algo de lo que se ha encargado la Generalitat mandando a los guardias antes que al juez, para jugar al ratón y al gato con los trabajadores y dando un lamentable espectáculo que, sin duda, irá a las televisiones y periódicos de medio mundo.
Es una pena que esta historia acabe así. Es una pena que muchos trabajadores de la RTVV se hayan dado cuenta tan tarde de que estaban siendo parte de la maquinaria con que todos estos años se ha manipulado y ocultado información a los valencianos. Es una pena que lo que han venido haciendo estas últimas semanas, haciendo acto de contrición de sus pecados, no lo hubiesen hecho antes. Probablemente hoy no estaríamos donde estamos, con un final esperpéntico que podrían haber firmado Luis García Berlanga o Carles Mira.
Hoy, en las próximas horas, Canal Nou irá definitivamente a negro, pero no nos engañemos, por desgracia, en ella, la democracia y la información llevaban demasiados años en negro, consintiendo ser manipulados y conformándose e con ser meros espectadores del saqueo a que se ha sometido al ente.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*