¿Democracia en Colombia?, por Jessica Duque (@JesSiDuBe)

“Es indispensable que ningún ciudadano sea tan opulento como para poder comprar a otro, ni ninguno tan pobre como para que se vea obligado a venderse”
ROUSSEAU


Partiendo de la definición básica de lo que es democracia, siendo esta un sistema de gobierno en donde la soberanía o el poder reside y se sustenta en pro del pueblo. De esta manera se hace la construcción de un sistema directo en donde el pueblo, es quien toma todas las decisiones ejecutivas y legislativas para la democracia representativa a través de la votación popular, ejecutando así, nuestro derecho fundamental de ser participes de las decisiones a través del voto, en donde nos incluimos como parte sustancial de los arbitrajes políticos. La democracia es el gobierno del pueblo, como bien lo definían los griegos, razón por la cual somo nosotros, quienes elegimos las personas que subirán al poder para gobernar y defender nuestros intereses.

“Los gobiernos son del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” esta era la frase ilustre que marcó significativamente la concepción que se tiene de democracia, mencionada por Abraham Lincoln, durante la Guerra Civil de los Estados Unidos. Afortunadamente, el significado de democracia está bien estructurado, lo cual sustenta el ser pertenecientes de un país libre de dictaduras y sometimientos. Marginalidades, que se suponen, desaparecieron años atrás de nuestro país.

El escritor y filósofo Jean- Jacques Rousseau, concluyó en que un estado democrático legítimo pide evitar la riqueza y la pobreza extrema, ya que ambas son nefastas para el camino de un bien común, pues de una se forman los tiranos y de la otra quienes los apoyan, siendo esta la forma de "traficar la libertad política: unos la compran y los otros la venden".

Teniendo claro el concepto de democracia y partiendo de la conclusión de Rousseau, podemos darle apertura a la discusión sobre; la manera en cómo se concibe la democracia en Colombia?

Nuestro derecho al voto y la inclusión que tenemos en las decisiones ejecutivas y legislativas de nuestro sistema político, está bien evidenciado cuando lo ejecutamos en elecciones o en ese tipo de eventos político democráticos. Pero, aparentemente todo gobierno que es elegido democráticamente es entonces legítimo, pero no, el significado de estado democrático no se  reduce únicamente en el derecho a elegir. La falta de conocimiento del pueblo para entender el poder de un sistema democrático es lo que le da cabida a que unos cuantos “más sabios” se aprovechen para manipular y hacer validos sus actos políticos, gracias a un pueblo ignorante que mal entiende lo que quiere decir, el pertenecer a un país democrático.

Por medio de la manipulación de la “conciencia inconsciente” en donde el deseoso de poder, se fortalece a punta de promesas que terminan convenciendo al espectador, llevándolo entonces a elegir bajo una manipulación que termina siendo el desastre de lo que conocemos como corrupción política: mal que ha engendrado a quienes maquillan las “buenas ideas” con fines de beneficio personal, respaldándose por las elecciones de un sistema democrático que trabaja en “pro de la sociedad”.

Esta ausencia de “democracia en la democracia”, ejemplifica muy  bien el agravante y la preocupación de Rousseau, quien bien define la legitimidad como el deber que tiene un sistema democrático por evitar la extrema riqueza y la extrema pobreza. Problemática que tienen en rojo de alerta nuestro país. Un país violentado y vulnerado en derechos fundamentales como lo es la vida, un país con alertas de desigualdad y empobrecimiento absoluto en donde las calles de una grande ciudad; ilustran muy bien la indigencia absurda en contraste de las superficialidades extenuantes de los cuantos ricos que le aportan a la sociedad, la única miseria de reconocer y aceptar, que en este país “el pobre es cada vez más pobre” y “el rico es cada vez más rico”.

Un país en donde únicamente la constitución lo define como un sistema democrático, pero el pueblo se muestra como una sociedad inequitativa, desigual y marginal, porque ni eso ha sido capaz de controlar los grandes gobernantes que han sido elegidos por su pueblo a través de la promesa de “trabajar para ellos y por ellos". Esta es la forma en la que se concibe la democracia en Colombia, una democracia que al parecer ni los “sabios” ni muchos menos nosotros los “ignorantes”  entendemos su significado, en donde las actitudes y los valores en relación con las instituciones y principios democráticos, varían con el estilo del gobernante de turno, lo cual fomenta y agudiza la desintegración de la política democrática y sus funciones.

Publicado por

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*