Demasiado ombligo, por Javier Astasio

 
 

Ni una sola de las encuestas realizadas en los últimos meses deja de señalar el enorme desafecto de la sociedad española hacia su clase política. Lo más curioso es que a cada nuevo estudio publicado le sigue un rosario de declaraciones de sorprendidos representantes del pueblo que no se explican tal cosa. Supongo que, si lo hacen, es por su entrenada capacidad de fingimiento o por puro sarcasmo sádico, porque de lo que estoy seguro es de que no son gilipollas, sino más bien al contrario.

Qué se puede decir, si no, de una clase política, unos representantes del pueblo que son los últimos en darse cuenta de lo que ocurre en el país y de lo que les está pasando a los ciudadanos. Son los últimos en ver las consecuencias de sus leyes, fueron los últimos en oler la tostada de la crisis y, no contentos con ello, cuando se enteraron, ayudados por la prensa, nos pusieron a veces una pinza, a veces una flor, en la nariz, para que no pudiéramos olerla, dejándonos así indefensos frente a ella.

El paradigma de todo esto es que hayan consentido que cuatrocientas mil familias hayan perdido su casa en España y, después de haber rechazado, hasta cuatro veces en el caso del PSOE, considerar la posibilidad de establecer la dación como pago, se apresuren ahora a buscar una solución para todos aquellos que viven angustiados ante la posibilidad de verse en la misma situación. Sin embargo, lo más sangrante de ese paradigma es que el problema lo han visto antes colectivos como los de jueces y policías, habitualmente tildados de carcas y retrógrados, que, desde hace semanas, vienen reclamando una solución a esta tragedia que, cada día, se ve multiplicada cientos de veces en España.

Qué puede esperar una sociedad como la nuestra de unos políticos como estos que continúan negando el apoyo a las víctimas, mientras engordan con nuestros impuestos el agujero sin fin en las cuentas de quienes han causado el daño. Tengo la impresión de que lo que podemos esperar es más bien poco. Tan poco, como que parece que no tienen la más mínima prisa, ni la más mínima intención de meterle mano a una ley tan manifiestamente injusta como la que regula los créditos hipotecarios en España y que, parecen dispuestos a conformarse y a que nos conformemos con una moratoria que dé un respiro a quienes viven bajo la espada de Damocles del desahucio, pero que mantenga intacta la deuda que lo provoca.

Se miran demasiado unos a otros, se miran demasiado en el espejo y se miran demasiado el ombligo. Tanto, que hace años que no ven otra cosa. Y, mientras, la prensa nos cuenta lo que ellos les cuentan, orgullosos de su ombligo, para que no suframos sabiendo lo que ellos deciden que no debemos saber. Por ejemplo que todos nuestros padecimientos, causados por la mala gestión de los bancos, españoles y alemanes, sólo tiene como fin enjugar sus ruinosas inversiones en el ruinoso y podrido mercado hipotecario primero norteamericano y después europeo.

Y en medio de todo esto, la desesperación y la ignorancia han llevado y lleva a muchos votantes a comportarse como el escorpión que, rodeado por el fuego, lanza su aguijón a diestro y siniestro, hasta alcanzarse ciego a sí mismo. Yo, como no quiero ser negativo, me conformaría con tener un partido fiable al que votar en las próximas elecciones. Un partido que llevase en su programa la reforma de la Ley Electoral y la clara intención de meter en cintura a la banca.

 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*