Del “¿por qué?” al ¿hasta cuándo?

Un Clásico más. Y otra lección del Barça en un Bernabéu cansado de los planteamientos ultraconservadores de Mourinho ante el eterno rival. La derrota, segunda en un mes, escoció. Y mucho, a tenor de las palabras de la afición blanca a la salida del estadio. La pregunta ahora es, ¿hasta cuándo?

La Copa dará a los blancos una oportunidad de revancha en cuestión de días. Y Mourinho volverá a aferrarse a su historial. Al mismo al que recurre ante las preguntas que le incomodan, pero que han de seguir formando parte del noble oficio -no lo olvidemos- del Periodismo. En su último año en el Inter de Milán, su última campaña triunfal, el portugués 'tiró' el doble enfrentamiento ante los azulgrana en la fase de grupos de la Champions, para vengarse en unas semifinales en las que, Benquerença al margen, maniató el juego de creación azulgrana y anuló a Messi.

Hace un mes, el 1 a 3 cosechado por los azulgrana en Chamartín en el primer Derby liguero de la temporada fue planteado por el portugués como un nuevo banco de pruebas, con vistas al desenlace del campeonato doméstico y a un hipotético reencuentro en la Champions. La posibilidad de una eliminatoria copera le ha dado una nueva oportunidad que, de momento, no ha sabido aprovechar.

Sabedor de que su arsenal es diferente al de su oponente, Mourinho sigue rumiando la estrategia adecuada para derrotarlo. ¿Equipo pequeño? Para nada. El portugués quemó en esta ida copera otro cartucho, dando una vuelta de tuerca más a su clásica racanería y, lo que es más grave, despreciando a una afición a la que “no escucha”.

¿Hasta cuándo el madridismo seguirá enarbolando la bandera de la resignación? ¿Hasta cuándo su maquinaria mediática seguirá avergonzándose (de boquilla) de las acciones de un futbolista enajenado? Con una jornada de Liga a la vuelta de la esquina y otro Derby en menos de siete días, la amnesia reaparecerá en cuestión de horas. Y volveremos a ser testigos de las portadas y editoriales de siempre. Y pasaremos de la vergüenza a la beatificación en un tiempo récord.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*