Defensa presenta sólo el 70% de su presupuesto para 2014, por @CarlosPenedoC

Los fondos para programas especiales de armamento y para operaciones en el exterior no figuran en el presupuesto inicial
El Ministerio reducirá su plantilla en 10.000 personas entre 2013 y 2014 
El Secretario de Estado fija la disminución del déficit público como un objetivo de seguridad nacional
Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.
El Ministerio de Defensa ha presentado sus presupuestos para 2014: 5.745 millones de euros, un 3,22% inferior al de 2013 y un 33% menor que el de 2008, año en el que alcanzó un techo difícilmente recuperable a medio plazo. El problema es que todas las cifras que han facilitado en el Congreso este lunes el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, autoridad presupuestaria del departamento; la subsecretaria, Irene Domínguez-Alcahud; y el jefe de Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez, no son definitivas por parciales: las cifras corresponden al presupuesto inicial del Ministerio, pero el Departamento gasta entre un 30% (este año) y un 40% más (en 2012) por las partidas que se incorporan a lo largo del ejercicio: los gastos de las operaciones militares en el exterior, 784 millones de euros en 2013, proceden de un fondo de contingencia del Ministerio de Hacienda; y los programas especiales de armamento recibieron también de fuera del Ministerio un crédito extraordinario de 1.782 millones en 2012 y de 877 millones este 2013; además de otras cantidades extraordinarias procedentes del Ministerio de Industria o de la venta de propiedades inmobiliarias.
Por tanto, al presupuesto de Defensa para 2014 ahora presentado le faltan alrededor de 1.600 millones de euros que le llegarán a lo largo del próximo año, aproximadamente un 30% superior a las cifras debatidas en estas comparecencias, lo que ha provocado las críticas de los grupos parlamentarios distintos al Popular.
Lo que puede considerarse un logro del Ministerio de Defensa es haber implicado a todo el Gobierno en la financiación de sus cuentas, principalmente a Hacienda e Industria.
Argüelles, también la subsecretaria y los portavoces del Grupo Popular, se ha mostrado optimista sobre "los síntomas de mejoría de la economía española", fruto de las políticas del Gobierno, y solidario en cuanto a la reducción del gasto, hasta el punto de calificar como "objetivo de seguridad nacional la reducción del déficit público". Ha mencionado también asuntos ajenos a la Defensa como la buena evolución del empleo, las exportaciones y la bajada de los intereses de la deuda.
El secretario de Estado ha vuelto a defender en esta ocasión que los programas especiales de armamento no figuren en el presupuesto inicial –"un gran acierto la fórmula de suplemento de crédito"-, con el argumento de que su ausencia dota al Ministerio de una capacidad elevada de negociación con las empresas, y su aparente indefinición inicial ha conseguido reducir a la mitad la factura anual en estos programas. En su opinión, sería un "tremendo error" que los presupuestos contemplaran esta partida desde su inicio.
Pedro Argüelles, secretario de Estado de Defensa
(Foto: pantallazo de ordenador mientras emitía la
comparecencia el Canal Parlamentario del Congreso).
Sobre los compromisos financieros de las grandes programas de armamento, Argüelles ha pedido que se deje ya de hablar de los reiterados 30.000 millones de euros. Señala que Defensa ya ha pagado 7.000 millones, que el Ministerio de Industria ha adelantado a las empresas 15.000 millones y entonces el problema financiero pendiente son 8.000 millones de euros que Defensa debe abonar en una década –a unos 800 millones anuales vía crédito extraordinario-.
El sistema ideado por el propio Pedro Morenés, hoy ministro, cuando ocupó la responsabilidad de secretario de Estado de Defensa a finales de los 90, establece un adelanto por parte del Ministerio de Industria (financiación a coste cero por importe de 15.000 millones de euros) y cuando las empresas entregan el producto a Defensa éste debe abonar su coste y aquéllas le devuelven el adelanto a Industria. Es decir, el Estado ya ha pagado 15.000 millones, ha sido Industria en lugar de Defensa, a las empresas. Argüelles, sin concretar detalles, se ha mostrado confiado en un próximo acuerdo para que el Estado compense esa cantidad entre ministerios, con la condición impuesta por Montoro de que no se incremente el déficit público: "se dará una solución contable, se está estudiando".
Otras cifras fiables –que no cambiarán con las variaciones del presupuesto- se refieren a la anunciada reducción de empleo tanto militar como civil en la Defensa: el Ministerio va a reducir alrededor de 10.000 empleados públicos civiles y militares entre 2013 y 2014 (6.000 este año, de ellos 4.000 uniformados; y otros 4.000 menos en 2014, al menos la mitad militares). Se mantiene el criterio del Gobierno de no reponer el próximo ejercicio las bajas civiles que se produzcan (entre ellas cerca de un millar de jubilaciones), mientras que está previsto la reposición de un 10% de las bajas entre militares profesionales. Los presupuestos para 2014 establecen como máximo en 79.000 el número de efectivos en tropa y marinería, aproximadamente mil menos que en la actualidad.
En números aproximados, no mencionados por ningún responsable claramente en sus intervenciones, el Ministerio de Defensa paga unas 163.000 nóminas todos los meses, donde se encuentran alrededor de 22.000 civiles, 123.000 militares en activo y 16.000 militares en la reserva.
La mayor parte de los programas del Ministerio de Defensa se reducen de cara a 2014, con algunas –pocas- excepciones.
Algunas partidas que mantienen el tipo
  • UME: la Unidad Militar de Emergencias no sufre los rigores de las restricciones presupuestarias y contará con 136 millones de euros el año próximo.
  • Helicópteros EC-135: probablemente el único programa de modernización que se pone en marcha en las Fuerzas Armadas en 2014, 12 aparatos de formación para el Ejército de Tierra que se han considerado una necesidad imperiosa y que se liga además a la continuidad de la planta de Eurocopter en Albacete.
  • INTA: con un presupuesto de 100 millones de euros (crece un 26%), las principales novedades de este organismo autónomo son que pasa a integrar otros tres centros de investigación dependientes del Ministerio de Defensa; y que por primer año asume la financiación del programa de satélites Galileo y será el responsable de dar servicio a todos sus usuarios públicos.
  • Eficiencia en la gestión: Defensa pretende continuar con el proceso en marcha de reducción de los numerosos órganos de contratación y de centralización de contratos (limpieza, material informático o de oficina, viajes, telecomunicaciones), con lo que prevé duplicar el ahorro conseguido y llegar en 2014 hasta los 45 millones de euros anuales.
  • EMAD: el Estado Mayor de la Defensa incrementa presupuesto –de cinco a ocho millones de euros- para financiar su traslado desde el centro de Madrid al cuartel de Retamares –ocupado por la OTAN hasta este año-, donde se ubicará también la inteligencia militar –CIFAS- que se pretende impulsar, así como el nuevo Mando de Ciberdefensa.
    Helicópterio EC-135 en la planta de Eurocopter
    en Albacete (Foto: La Cerca).
  • INVIED: El organismo responsable del patrimonio inmobiliario incrementa también sus fondos y la previsión de ingresos.
  • Innovación: las partidas del Ministerio de Industria destinadas a financiar I+D militar pasan de 218 millones este 2013 a 343 millones de euros en 2014, importante incremento destinado principalmente al nuevo submarino S-80 que la empresa pública Navantia se encuentra desarrollando con serias complicaciones.
Grupos parlamentarios
Durante las cuatro horas y media de las comparecencias de los responsables políticos del Ministerio, los portavoces de los partidos de la oposición en la Comisión de Defensa han calificado los presupuestos de Defensa como irreales.
  • Grupo Socialista: la principal crítica de los diputados socialistas Morlán y Tudanca se refirió a que Defensa habla de cifras y recortes, pero no traslada una planificación de la que se deriven las medidas económicas. El segundo calificó de grave irresponsabilidad que el Gobierno no aclare el modelo de Fuerzas Armadas que queremos o podemos tener.
  • Izquierda Plural: el diputado José Luis Centella acusó a Argüelles de ocultar el presupuesto real del Ministerio. "No quieren decir lo que van a gastar en Defensa".
  • UPyD: la diputada Irene Lozano calificó de "tomadura de pelo" y de "presupuestos ficticios" los presentados por el secretario de Estado. Ha recordado que el Tribunal de Cuentas señaló como "práctica irregular" el método de financiar programas de armamento con un crédito extraordinario a mitad de ejercicio.
Con un perfil político mucho más bajo, a la comparecencia del secretario de Estado de Defensa han seguido las de la subsecretaria –centrada en condiciones laborales, formación y normativa- y del JEMAD, jefe operativo de los ejércitos que no se ha mostrado especialmente crítico con la bajada de los recursos y que se ha centrado en la operatividad de las Fuerzas Armadas, no en los presupuestos. El almirante García Sánchez sí pidió un compromiso presupuestario a medio y largo plazo para poder realizar un planeamiento militar en condiciones.

Sugerencias

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*