Cuentas, por Javier Astasio

 
 
Es lo que pasa por hacer mal las cuentas, por hacerlas con las tijeras en una mano y el rosario en la otra. Es lo que pasa por creer que un país se gobierna como se dirige una empresa. Es lo que pasa por llegar al poder con poco más que una campaña electoral de siete años, los que pasó el PP en la oposición, sumando mentira tras mentira, exageración tras exageración y ofreciendo salidas irreales a problemas tan graves como el que tienen muchos ciudadanos a la hora de poner la mesa cada día.
Las cuentas de las que salieron los presupuestos impuestos por el Gobierno sin discusión posible, que para eso tienen como renta esa mayoría absoluta que maldita la hora en que la obtuvieron y que estamos pagando, se hicieron pensando en los escenarios más favorables posibles, me temo que jugando, incluso, con intercesiones divinas, con golpes de suerte y con la enorme simpatía del líder capaz de convencer al resto de gobiernos europeos de su bondad y sus buenas intenciones.
Hicieron las cuentas como hacen sus deberes los niños que son malos estudiantes, cumpliendo plazos, pero no objetivos y sin pensar que cada planilla es un escalón para el objetivo final, algo que no tiene por qué saber los niños, pero sí ellos. Hicieron las cuentas como hacen su cama los adolescentes, cubriendo con la colcha esas sábanas arrugadas a las que habrán de enfrenarse al acostarse. Así de mal hicieron las cuentas y así de mal les han salido.
Entraron como elefantes en cacharrería en los gobiernos autonómicos que ganaron antes del 20-N, fecha teñida de azul que, espero, ningún progresista vuelva a elegir para nada, y entraron poniéndolo todo patas arriba, cerrando empresas públicas, despidiendo interinos, parando obras, cerrando colegios y hospitales, negando becas y ayudas y todas esas salvajadas que tan fácil es hacer desde un despacho y tan difícil de justificar en la calle y ante las víctimas.
Tres cuartos de lo mismo han hecho en los ocho meses que llevan en el gobierno. O quizá ha sido peor lo que han hecho desde Moncloa. Porque la reforma laboral que parieron y aprobaron por su cuenta ha funcionado como decapante que ha adelgazado las plantillas de las empresas a base de librarlas de sus trabajadores con más experiencia, menos manejables y, claro, mucho más caros, con la facilidad pasmosa y cruel que da tener un instrumento legal que permite poner en la calle a trabajadores de más de cincuenta años, dándoles apenas una limosna con la que sobrevivir un año sin ese trabajo que nunca más volverán a encontrar. Y, todo eso, sin que las presuntas virtudes de animadora del mercado laboral y estimuladoras de la creación de empleo se hayan manifestado.
Ahora, cuando han comprobado que la realidad, al contrario de lo que ocurre con la opinión pública, no lee la prensa amiga. La realidad no se moldea a voluntad, por más que la legión de carísimos asesores que anidan en los centros de poder se empeñen en edulcorarla, cuando descubren que, si las empresas no venden, no hacen caja y, si no hacen caja no pagan impuestos, cuando han caído en la cuenta de que, si no hay trabajadores cotizando, difícilmente se va a poder pagar las pensiones, cuando el número de parados crece y no hay expectativas de que cambie de tendencia, cuando lo que en el programa electoral era un delirio de cifras optimistas sobre la creación de empleo se ha disuelto en la frustrante realidad, como el azúcar se disuelve en el agua caliente, ahora, las cuentas no salen, el ovillo está lleno de nudos y no son capaces de encontrar el cabo del que tirar para deshacerlos.
Han hecho las cuentas de la lechera mientras pasaban las cuentas de su rosario, confiando en la providencia y en credos abominables como el neoliberalismo analfabeto de Esperanza Aguirre y sus invitados al te. Pero la realidad se ha interpuesto en su camino y el cántaro se ha roto, eso sí, sobre nuestras cabezas.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*