¿Cuál de los Monagos miente?, por Javier Astasio



A veces caigo en la tentación de pensar en la política, esa que los que están dentro llaman "sistema", aunque sólo sea para poder llamar antisistema a quienes intentan ponerle coto, es como una pegajosa tela de araña que atrapa al que cae en ella deslumbrado por la ambición o, por qué ponerlo en duda, por un generoso  espíritu de servicio. Cómo la trampa de la araña, la política, al menos esa de la que estamos tan hartos, está repleta de pegajosos privilegios que, como los cupones y los vales  de un supermercado persiguen la fidelización del "cliente" y, quién sabe, si cegarle para que acabe por no poder distinguir el bien del mal, lo justo de lo injusto o lo decente de lo indecente.
Mientras escribo esto, escucho al presidente extremeño revolverse contra quienes sacaron a la luz sus viajes a Canarias con la seguridad, la memoria y los datos que parece que durante todos estos días no ha sido capaz de mostrar. Y no salgo de mi asombra escuchándole hablar de las certificaciones de los motivos de sus viajes a Tenerife que le hace el mismo Senado que antes de ayer afirmaba carecer de un registro de los viajes de sus señorías.
Tiene también, y lo ha dicho, certificaciones -yo le llamaría coartadas- de compañeros de partido con los que se reunió y de los asuntos que trataron, planes de empleo, problemas del sector del tabaco y cosas por el estilo y yo, que debo ser muy torpe, me pregunto por qué si sus interlocutores en las islas, mejor dicho, en Tenerife, eran senadores qué carajo hacen los senadores en Madrid, con una costosísima cámara a su disposición, si les basta con un pasaje de avión y un ratito para tratar de tan importantes asuntos.
Ese es el gran problema: qué al parecer  nadie sabe para qué sirve ni cómo trabaja el Senado, algo que podría hacerse extensible a algunos diputados. Después de una semana, el señor Monago ha caído en la cuanta de a qué iba a Tenerife y lo ha hecho mediante un relato construido con todas y cada una de las coartadas, me temo que fabricadas, que le han facilitado sus amigos del partido y del Senado, algo que el presidente extremeño, para confundirnos, se empeña en confundir, porque, en cualquier caso, el grupo popular del Senado y sus encargos no son el Senado en sí mismo.
Pero,  a lo que íbamos, es muy difícil no dejarse enredar en las ventajas de que disfrutan sus señorías: dietas, ayudas al alquiler en Madrid, ciudad que parecen odiar por lo poco que tardan en volar desde ella, iPhone e iPads a tutiplén, viajes de hermanamiento con otros parlamentarios que, la mayoría de las veces no pasan de visitas turísticas que los primos pagamos a los hermanos, preocupantes fondos de pensiones, alguna que otra ventaja crediticia, comida café y gin tonics subvencionados y poco, aunque, eso sí, muy aburrido trabajo.
No puede ser que sus señorías se tapen el culo unos a otros y que, para ello, estén dispuestos a justificar lo injustificable. A hacernos tragar, por ejemplo, que la casa de la pareja sea el domicilio familiar al que el Senado tiene que pagarle el viaje todas las semanas ¿no se supone que representan a los ciudadanos de su circunscripción? ¿cuándo se supone que sabe de ellos y de sus problemas? Bien mirado y con una adecuada planificación, que para ello hay secretarias, podrían recorrer España y su diversidad.
Si os digo la verdad, lo de Monago puede ser cierto o no. Sus excusas son tan tardías y elaboradas que se vuelven en sí mismas sospechosas. Sus dudas, sus titubeos, sus versiones cambiantes no dan como para fiarse mucho. Menos aún da para confiar ese afán suyo por escudarse en el daño hecho a su imagen y a su familia, porque, señor Monago, lo que está en duda no es su vida privada, aunque sí su honorabilidad, porque, y no es la primera vez que lo digo, no se puede pasar de negarlo todo, de decir que sus viajes privados se los paga usted mismo, a anunciar entre lágrimas que va a devolverlo todo y regresar ahora a la primera versión encaramado a una montaña de certificados y extractos de sus cuentas bancarias, porque sólo uno de los tres o cuatro monagos que hemos conocido estos días dice la verdad. Ahora hay que decidir cuál y no descartéis que, si vuelve a ser pillado en un renuncio, lo achaque a un fallo de memoria convenientemente certificado por alguno de los ilustres médicos que militan en el partido.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*