Cronología de una semana de infarto y negación, por @RodriguezPPedro

Desde que el Gobierno de Mariano Rajoy acudiera a Bruselas en busca de un alivio de 100.000 millones de euros para la maltrecha banca nacional; desde que el Eurogrupo concediera un “préstamos en condiciones ventajosas” al Estado español para refinanciar su sector bancario, las noticias, malas, incluso pésimas, no han cesado a una semana vista. Si el objetivo era encontrar el favor de los mercados, estos lo han repelido con la misma contundencia con que el presidente y los suyos han evitado recurrir al rescate, tanto en términos tras la demanda como en su práctica hasta pocas horas antes del pedimento. Consecuencias: la prima más indeseada se obcecaba en su empeño por escalar y batía récords día tras día; el interés de la deuda patrio a 10 años imitaba a la parienta; la Bolsa sacaba billete para una montaña rusa que acababa la semana tal como la empezaba, en cuesta; y los ecos de un segundo rescate, en esta ocasión “al Reino de España” -parafraseando al presidente-, no han tardado en personarse.

Una semana de infarto y negación, probablemente la más negra de las democracia, que no obstante acababa de la forma menos mala y cuya cronología aquí se detalla:

Sábado 9

El Gobierno, con el titular de Economía Luis de Guindos a la cabeza, se reunía con el Eurogrupo para acordar un rescate a la banca española de hasta 100,000 millones de euros.
El presidente Mariano Rajoy no aparece y mantiene su vuelo a Polonia el día siguiente, donde verá el debut de la selección española en la Eurocopa. “No es miembro del Eurogrupo”, justificó De Guindos, que dice que lo acordado “no es un rescate” sino un “préstamo en condiciones muy ventajosas” beneficioso para España y la Eurozona, inaugurando así la ronda de eufemismos del Ejecutivo. También asevera que aunque “no habrá condicionalidad macroeconómica o física”, sí afectará al déficit. La banca, no obstante, es la que siempre cargará con el sobrecoste de una “refinanciación” que pasará por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y de la que no se conocen los puntos clave.

En el comunicado oficial (léelo en inglé -PDF-), el Eurogrupo asegura que “vigilará de cerca” el proceso.
Bruselas, por otra parte, ya habla de soluciones ante la posible salida de Grecia del euro: el día 17 hay elecciones en el país heleno y el partido de izquierda radical Syriza, que aboga por salir de la moneda única, podría alzarse con el poder.

Domingo 10

Ante la presión mediática, Rajoy comparece a las 12 del mediodía, dos horas antes de su vuelo a Polonia, que no ha cancelado.
El presidente tampoco habla de rescate (“no voy a entrar en debates nominalistas”, ataja), sino de una “línea de crédito europea” que “no tiene condicionalidad macroeconómica para nuestro país” y con la que se da un espaldarazo definitivo al proyecto del euro; pero que, en contra de lo expuesto por el ministro de Economía, “no afecta en absoluto al déficit público”, por lo que se descartan más ajustes. Además, Rajoy saca pecho, pavoneándose incluso, y niega cualquier presión de los socios europeos; todo lo contrario: “no sé debería decir esto que voy a decir: el que he presionado he sido yo”, expone. En cuanto a la pregunta más esperada, la de su viaje a la Eurocopa tal y como está el patio, el jefe del Ejecutivo se escuda en la resolución de la situación para salir airoso. “Es evidente que si esta situación no estuviera resuelta, yo no iría”, recalca.

‘¡Obtuve 5390 puntos en Bubble Shooter Adventures! ¿Puedes mejorarlo?’. Este fue el tweet que pocos minutos después de la comparecencia de Rajoy publicó su ministra de Empleo. Fátima Báñez se excusó es una “travesura infantil”.

2 Comments

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*