Crónicas kenianas (IV): Arena en el pelo, sal en la piel, por @Lola_Hierro

Yo quería bañarme en el océano Índico. Por nada en especial. Por todo. Por capricho. Porque las olas suelen llevarse las penas, los duelos y los quebrantos. Te envuelven y te limpian, y después te sientes como si entraras en una habitación recién ventilada. El Índico es de aguas cálidas, no da frío. Entras sin que dé impresión, haces el muerto, te estiras todo lo que das de ti, desde Sigue leyendo →

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*