Crónica del concierto de The Jokers (Sala Ego Live, Alcalá De Henares, 10/11/2014), por @SergioGB1979

África Paredes

The Jokers se enfrentaron a las adversidades y ganaron. Un domingo de noviembre, un día de la semana de por sí complicado, en el que no todo el mundo está dispuesto a trasnochar para disfrutar de una buena sesión de música, el cuarteto progenitor de Rock ‘N’ Roll Is Alive salió al escenario de la Ego Live como si estuviese ante todo un estadio de Wembley lleno hasta la bandera. Todavía con una veintena de admiradores ocupando este local de Alcalá de Henares, sala a la que merece la pena peregrinar desde cualquier punto de Madrid para disfrutar de su apabullante calidad de sonido, The Jokers presentaron su nuevo disco y dieron buena cuenta de aquel The Big Rock And Roll Show que fue su debut. Además, Paul Hurst , Wane Parry y Simon Hurst tenían nuevo compañero sobre la tarima, el baterista Dan Evans, que supo amoldarse realmente bien al classic rock de este conjunto.

África Paredes

Desde el primer paso que resultó en la velada un tema como “Shake” hasta “Silver City” en el postre, con todos los asistentes revolucionados cantando a voz en cuello el estribillo de la tonada, pasando por “Radio”, “Hell To L.A.”, “Find My Way Home” o la revisión del beatleiano “Helter Skelter” –Parry entregado a sus acólitos, bajando del escenario y poniéndoles el micrófono frente a sus caras para que aullasen las dos palabras título de la canción–, todo se vio trufado por unas ejecuciones precisas y, ante todo, por un Paul Hurst que no paraba quieto, subiendo y bajando constantemente los pocos escalones que llevan al proscenio mientras saca de su Gibson Les Paul riffs afilados, definitorios. Se presentaron futuras piezas por llegar (“She’s On Fire”), se incluyó un bis (“Flames On Vegas”) y se mantuvo la máxima calidad durante todo el show. Lo que no se vieron fueron esas pinceladas glam rock que sí enarbolaban en los comienzos –y no lo digo por lo de la falta del maquillaje de arlequín–; tal vez “V.i.b.e” fuese lo único que se escuchó en la sala Ego Live que rememore aquel amor por la escena británica glitter, ya que su excelente sencillo “Jamie Jane” no hizo acto de presencia. Pero está claro que cada día son más Paul Rodgers que David Bowie, y en esta tesitura se mueven a las mil maravillas.

Podrás comprobar todas mis afirmaciones si te pasas a verles el próximo viernes 15 de noviembre por la madrileñasala Lemon, en la que estarán abriendo para ElDorado; en cuanto al resto de su gira nacional, puedes hallarla pinchando aquí.

por Sergio Guillén
fotos por África Paredes
el reportaje fotográfico completo en: Álbum del Concierto

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*