Crítica teatral de 'Amigos hasta la muerte', por Irene Lopez Navarro (@IreneLN)

Tres caras conocidas en una comedia teatral... Quizás a muchos os de pereza y
lo entiendo, no sería ni la primera ni la última vez que utilizan cabezas de cartel para vender malas
comedias, en las que la única "gracia" es que te la han colado. Afortunadamente no
es el caso de Amigos hasta la muerte, una de las mejores comedias que he visto
en los últimos tiempos.

Una historia cómica con la amistad como trama principal y la muerte como
telón de fondo.

 Cartel Amigos hasta la muerte 
Foto: Javier Naval

Con Amigos hasta la muerte Javier Veiga se marca
un triplete: autor, director y actor... Casi nada.  A Veiga le basta una historia cotidiana, unos personajes de lo más realistas y una prueba de esas a las que la vida nos somete de vez en cuando, para montar una gran comedia.

Se trata de la historia de tres amigos, dos chicos y una chica (el dato es
importante), que tiene como epicentro un bar que podría estar situado en cualquier ciudad de nuestro país. Son treinteañeros normales con inquietudes como las de cualquiera, no son héroes ni intentan serlo pero tampoco graciosetes que se marcan gags sin sentido.

En el texto, el humor fluye solo sin caer en lo facilón y/o estúpido,
sino que se trata de un humor cotidiano, cercano. La carcajada viene marcada
por inteligentes toques de humor (en muchos casos "humor negro"), diálogos ingeniosos y
gags con los que uno se puede sentir identificado, ya sea con el personaje o con
la situación. Pero no perdáis de vista lo que no se dice, porque lo que queda en el aire es precisamente la parte más profunda y seria de Amigos hasta la muerte.

No es de extrañar que Veiga haya definido, muy acertadamente, a su obra como una "tragicomedia". Es una comedia de carcajada,
eso es cierto, pero el texto tiene una profundidad que, estoy segura, amenizará de una
forma muy interesante vuestra charla post-teatro. 

Fele Martínez, Marta Hazas y Javier Veiga
Foto: Javier Naval 

El hecho de romper la cuarta pared, de la que abusan muchos
proyectos teatrales, aquí encaja a la perfección y se hace con naturalidad,
provocando que el público se sienta cómplice. 

La acción y los tiempos se han construido a la perfección, el ritmo,
los giros y el acompañamiento de la música y la parte audiovisual son de nota. La
guinda del pastel es el trio de ases que forman el elenco. Javier, Fele y
Marta no necesitan presentación.

 
 Javier Veiga, Marta Hazas y Fele Martinez
Foto: Joaquín Zamora

Javier Veiga (Ángel) es el centro de la historia. Ángel es el
personaje más inocentón y quizás el más inconsciente, pero también el más cómico y quien arranca más carcajadas. Las dotes interpretativas del señor Veiga en este género son muy buenas y de sobra conocidas por todos. Momentazo el que interpreta con
el tango, no digo más.

Fele Martínez (Nacho) es el golfo de la pandilla, al que siempre le
ha gustado ir de flor en flor sin comprometerse con nada ni con nadie. Fele
está estupendo en la comedia y se marca un número musical y un baile que no
tiene precio. Si solo habéis visto su trabajo en cine o en Gran Hotel,
la serie en la que actualmente participa, os sorprenderá.

Ella es Marta Hazas (María), la imprescindible. María es el nexo de
unión/desunión de Nacho y Ángel, y también el punto de conflicto en la
historia. Quizás su faceta cómica sea la menos conocida de los tres, popular
sobre todo por sus papeles en El Internado y Bandolera. Los que se acerquen a ver esta obra descubrirán que Marta también domina este género.
Su personaje es
inteligente y manipulador, aunque no lo hace por maldad sino porque cree que el
fin justifica los medios. El arco que sufre su personaje durante la obra es el más complejo, y Marta está a la altura con una naturalidad admirable. Domina el drama y la comedia. 

Video promocional Amigos hasta la muerte

Y hasta aquí los actores, que no lo personajes, porque la máquina de discos es
el cuarto en discordia. La música está muy presente en esta obra, responsable
en gran medida de la agilidad del ritmo, y de guiar al público por las
situaciones que atraviesan los protagonistas. Un acierto al igual que la escenografía, un
café-concierto con aire modernista y bastante realista, muy logrado.

Javier Veiga y Marta Hazas durante una escena de Amigos hasta la muerte
Foto: pagina66.com

 
 Amigos hasta la muerte es una reflexión sobre la amistad y el amor y
los peligros de mezclarlos ¿Se puede perdonar cualquier cosa por amor? ¿Y por
amistad? ¿Hasta donde estarías dispuesto a llegar por un amigo? Nacho, Ángel y
María son tres amigos de toda la vida, inseparables... Bueno, o no. Dos
chicos y una chica...amistad, amor, celos, mentiras y un acontecimiento que les pondrá a
prueba.
   
 "La risa puede reírse de la muerte, pero la muerte no debe
matarnos la risa".
Esta frase de Veiga fue el punto de partida para
crear Amigos hasta la muerte, y con ella cierro esta crítica. Todo en esta vida
depende del cristal con el que lo miremos, y en estos tiempos convulsos en los que predomina "la mala leche" apuestas como esta, que nos hacen reír a gusto, son de agradecer. Si En el andén tuviera puntuación (de uno a diez) en las recomendaciones que os doy,
Amigos hasta la muerte tendría un once. No os la perdáis.

Fragmento de "Amigos hasta la muerte"

Entradas:

Ficha:
AMIGOS HASTA LA MUERTE.
Una producción de Enrique & Alain Cornejo e Impar Producciones. Distibución Iniciativas Teatrales
Autor:Javier Veiga 
Dirección: Javier Veiga
Interpretación: Fele Martínez, Marta Hazas y Javier Veiga
Fotografía y diseño gráfico: Javier Naval
Música: Mariano Marín 
Diseño de escenografía: Elisa Sanz
Decorados: Mambo decorados
Diseño de vestuario: Nazareth Colomina
Diseño de luces: Puesta en escena
Técnico de luces: Javier Huarte
Regiduría: Paco Martínez
Maquillaje: Perucha
Estilismo: Nazareth y Teresa Colomina
Lugar: Teatro Muñoz Seca (Madrid
Funciones: Del 17/08/2012 al 30/09/2012
Precio: 20 euros aprox.


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*