Correr más, pero también mejor

La moda del running ha conseguido suscitar en muchos aficionados la curiosidad por campos antes reservados a deportistas profesionales. Proliferan en las tiendas deportivas los expertos en equipación que permiten asesorar a los profanos en toda clase útiles deportivos. Y es que hasta hace poco muchos pensaban que salir a correr era lo más sencillo del mundo, pero no es así.

El número de lesiones deportivas se ha incrementado drásticamente durante los cinco últimos años causado frecuentemente por negligencias por parte de los aficionados, cada vez más numerosos y peor preparados.

A lo largo del pasado 2016 se llevaron a cabo en España alrededor de 3.500 carreras. La Maratón de Madrid, atrae anualmente a unos 14.000 participantes, el doble que hace 30 años, en su origen. Más sorprendente aún es el número de participantes en la carrera más popular de Madrid, la San Silvestre Vallecana, que en 2011 llegó a concitar a casi 40.000 corredores. Los datos son reveladores, pues a pesar de que esta tendencia siempre fue al alza, aumentó drásticamente hacia el año 2008. No sólo en Madrid aumentan los participantes y aumenta el número de carreras que se disputan sino que este fenómeno es aplicable de forma prácticamente idéntica a todas las grandes capitales del país.

Lamentablemente el auge de las carreras no ha llevado un parejo aumento de los conocimientos deportivos elementales. Cuando el deporte se lleva a cabo correctamente produce innumerables beneficios, pero no respetar los períodos de reposo y se toman las medidas adecuadas se puede caer en sobreestiramientos y lesiones. Para quienes no conozcan las fases del entrenamiento o duden, no se debe descartar el uso de un personal trainer, cada vez más en boga gracias al auge del running.

Para quienes van a involucrarse en este deporte, es fundamental conocer su tipo de pisada, los ya populares términos asociados de pisada pronadora y pisada supinadora, que lejos de ser una frivolidad, permite elegir qué tipo de calzado deportivo es más indicado para correr.

El motivo se debe al continuo impacto del pie sobre una superficie dura. Cada pie impacta entre 80 y 100 veces por minuto durante una carrera.

Un estudio podológico, llevado a cabo mediante las últimas técnicas de imagen, permite dilucidar en una hora cuáles son las desviaciones de la pisada. Los estudios biomecánicos de la pisada se emplean en ocasiones para la fabricación de plantillas a medida que corrigen los puntos de apoyo del pie y contribuyen a evitar lesiones derivadas de desequilibrios que se distribuyen a lo largo del cuerpo.

Si bien las plantillas personalizadas no son imprescindibles para todos los corredores, aquéllas personas que sufren pie valgo, pie plano u otras malformaciones congénitas del pie, así como desviaciones muy pronunciadas de la pisada no deben obviar el uso de unas plantillas podológicas. No obstante muchas de las lesiones más comunes de los corredores como el síndrome de la cintilla iliotibial, la inflamación del tibial posterior, la tendinitis rotuliana, la fascitis plantar, normalmente son evitables con unas plantillas para correr de EVA y respetando siempre un régimen correcto de entrenamientos.

Aparte de los pies, y en otra línea muy diferente, la tecnología en la ropa deportiva no debe desdeñarse. En la actualidad, incluso correr al sol es más sano si se cuenta con algunos conocimientos elementales. Hoy existen camisetas deportivas especialmente diseñadas para filtrar los rayos dañinos del sol, gracias a la tecnología de los tejidos ofrecen un 70% más de protección que camisetas del mismo grosor convencionales.

Los corredores más veteranos declaran su recelo ante el elevado volumen de deportistas inexpertos en las competiciones, no obstante, una práctica saludable con un poco de conocimiento siempre debe ser vista con buenos ojos, siempre y cuando los deportistas sean los primeros en preocuparse de su propia salud.

Acerca de @Periodisticos 7533 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*