Contra Podemos vale todo, por Javier Astasio



Ha bastado poco más de un año para que a quienes han venido gobernado este país durante décadas y sus aliados dejasen caer la máscara que hasta entonces les cubría. Ha bastado que el impulso que dio lugar al 15-M, después de llenar, para asombro del mundo, las calles y plazas de este país, pasase a ser algo más que una utopía, para que quienes a lo largo de los años habían venido olvidando sus principios y, entre ellos, el verdadero significado de la palabra democracia se sintiesen sitiados y, como el lobo del cuento nos mostrasen su verdadera cara, después de enseñarnos durante años su pata enharinada, con las fauces bien abiertas y llenas de afilados colmillos. 
No hay que ser muy listo para darse cuenta, porque, en su acoso a la única fuerza que, hasta ahora, ha puesto en peligro, los partidos de la "casta" y su prensa amiga,  además de indignos, han sido burdos, muy burdos, tanto que su actitud produce cuando menos sonrojo. Y es que, en una estrategia, que ha producido la sinergia de portavoces, secretarios generales, lideresas y tertulianos de cámara, de esos de sobre y argumentario matutino, se pongan de acuerdo, sin importarles en qué lado del hemiciclo se sienta el partido de sus amores, cañonean sin descanso ni piedad el territorio de quienes, al menos en las encuestas, parecen contar con el favor de gran parte del electorado y posibilidades reales de echar abajo su chiringuito.
En estos últimos meses hemos visto de todo. Hemos escuchado, por ejemplo, tildar de bolivariano el movimiento generado por Podemos a quienes no hace tanto vendían barcos de guerra al sulfuroso y maligno comandante Chaves. Hemos visto revisar hasta la náusea y a saber con qué medios el pasado personal y profesional de cada uno de sus líderes, empezando por aquellas sibilinas acusaciones de seductor de alumnas lanzadas contra el profesor Pablo Iglesias, para desembocar en esta andanada final contra Íñigo Errejón, primero, y contra Juan Carlos Monedero, ahora, acusándoles de pecados que, de serlo,  son y han sido el pan de cada día, actuales y pasado, de decenas y decenas de diputados y dirigentes, tanto del PP como del PSOE.
Ellos, que saben de sobra cómo se hacen estas cosas, están buscando las fuentes de financiación del nueve partido, rememorando, quizá, aquellos maletines repletos de marcos alemanes del caso FLIC que llegaban al PSOE en los primeros ochenta, o los sobres y cajas de zapatos repletas de billetes que empresarios, primero asustados y más tarde codiciosos hicieron llegar a las desaparecidas UCD y Alianza Popular y que hoy, al menos hasta hace un cuarto de hora, a su heredero, el PP. Por eso miran y remiran las cuentas, los currículos y los expedientes universitarios de los dirigentes de Podemos, para lo que no han dudado en utilizar cualquier fuente, incluida la filtración a la prensa de datos de Hacienda. Está claro que, ahora que ellos llevan décadas instalados en su isla inexpugnable, van a defender a sangre y fuego el fortín, empezando por volar los puentes que les permitieron llegar a ella.
Pero no queda ahí la cosa. Podemos, a pesar de la "prima" que, según algunos, tiene en La Sexta, está siendo ignorada, cuando no denostada en el resto de los medios, que no informan o, cuando lo hacen, lo hacen sesgadamente, por no decir torticeramente, confundiendo como nunca el deber de informar con la opción de opinar y sin hacer distinción alguna entre una cosa y otra- No hay más que ver los que está ocurriendo con do noticias, el acuerdo de Podemos con Ganemos Madrid para acudir juntos a las municipales en Madrid o la manifestación convocada para mañana en la Puerta del Sol, de las que más que informar no paran de hablar de las dificultades para alcanzar éxito que tendrán una y otra, sin darse cuenta de que eso, en el caso Podemos, no es más que un acicate para que las calles de Madrid se llenes y las urnas se llenen con sus votos.
Por eso, el ser más despreciable de la política española, la condesa mentirosa, no sólo se permite "regañar" y amenazar a La Sexta, desde el programa Espejo Público, que se emite en Antena 3, recurriendo incluso a su presunta amistad con Lara, patrón de ambas, sino que días después se permite equiparar la manifestación de Madrid con la "Marcha sobre Roma" que llevó al poder a Mussolini y que, al parecer, conoce bien. Pero lo peor es que en algunos de estos comentarios la señora Aguirre es secundada por los socialistas, a los que, cómo me arrepiento, yo ayudé a llegar a donde están.
Lo que unos y otros parecen ignorar es que, si podemos, puede desmantelarles el chiringuito del bipartidismo no es por el apoyo de Venezuela, la "beca" de Errejón o su presencia en los platós.
Si podemos está donde está es por todo lo que han hecho ellos, con su uso y su abuso de la democracia que les ha llevado, por ejemplo, a vender las viviendas de alquiler socia que eran de todos los madrileños, porque todos las hemos pagado, para vendérselas a un fondo buitre, gánster diría yo, que está echando a la fría calle del invierno madrileño, después de subirles alquileres, impuestos y servicios.
Creen que contra podemos vale todo, porque saben que su triunfo sería u escalón más en la transformación de este sistema perverso que está diezmando sin guerras a la clase humilde y no tan humilde de este lado del mundo. En nuestras manos está conseguirlo.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*