Conoce el nuevo robot quirúrgico desarrollado entre Harvard y Sony

ordenador informatica redes

La universidad de Harvard, Massachussets en los Estados Unidos se ha aliado con Sony, la empresa electrónica japonesa. Esto, para desarrollar en conjunto un dispositivo quirúrgico robotizado. Su nombre es Mini-RCM y está inspirado en un diseño de origami, el arte de hacer figuras muy elaboradas con papel.

Al igual que estas figuras, el Mini-RCM será pequeño, del tamaño de una pelota de tenis. Para conocer más sobre este robot, preparamos un interesante artículo que describe de qué se trata y cómo funcionará.

Características del Mini-RCM

El centro de investigaciones Wyss de Harvard, en donde Sony también es protagonista, se han unido para desarrollar un robot quirúrgico más pequeño del mundo. Su tamaño es similar al de una pelota de tenis, pero su peso es casi el mismo al de una moneda de un centavo.

Para el desarrollo del Mini-RCM, se implementó una técnica de fabricación desarrollada en los laboratorios de Wood, la cual lleva por nombre Pop-Up MEMS. Consiste en un método que fabrica robots con rapidez, aplicando el procedimiento que contienen dispositivos electromecánicos a escala, usado en sectores industriales, médicos, de investigación y ciencias.

Además, tiene en su interior placas de circuito impreso, mejor conocidas como PCB que se diseñan previamente a su instalación. Para ello existen software especializados como Altium Designer que les dan vida a estas máquinas.

También, posee sistemas microelectromecánicos que se utilizan para controlar movimientos, direcciones y otras funciones del robot. Al final, se obtiene el Mini-RCM con un cuerpo en tres dimensiones muy similar al origami.

Pruebas realizadas con el Mini-RCM

El Mini-RCM ya ha sido probado, y sus resultados han impactado tanto a sus creadores como a todo aquel que ya lo ha visto en acción. Es cierto que es verdaderamente pequeño y con poco peso, pero las investigaciones realizadas arrojaron que el micro robot es realmente sorprendente.

Al colocar a Mini-RCM a realizar sus tareas, logró alcanzar un 68 % de éxito y precisión en su labor. Aunque no lo hizo de manera autónoma, sino acompañado de un sistema de control a mano, fue gratificante para el equipo.

La prueba consistió en la operación de un ojo, y el robot simuló perfectamente el procedimiento. Consistió en perforar con mucha precisión y delicadeza, hasta llegar a las venas de la parte posterior del globo ocular. Este procedimiento debe ser con mucha exactitud para evitar dañar otras secciones de la vista.

Conclusiones

De momento el Mini-RCM no estará disponible en los quirófanos en los próximos meses o años. Sin embargo, es un gran comienzo para afrontar estas operaciones quirúrgicas que demandó un alto nivel de precisión y exactitud.

Además, suena muy bien al ser tan pequeño y que posiblemente puedan sustituir a los grandes equipos que hoy hacen vida en los centros hospitalarios. Una optimización de los recursos, del espacio y de energía, que consumen estos aparatos.

Todo apunta a que el futuro será para las piezas, componentes y dispositivos pequeños, fáciles de manipular, pero con altos niveles de exactitud en sus labores.

Acerca de @Periodisticos 7545 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*