Como vaca sin cencerro, por Javier Astasio

 
 

La vedad es que contemplar la indefinición que vive Italia desde las elecciones celebradas hace ya casi dos meses produce una cierta desazón. Es cierto que los italianos tienen sobrada experiencia en vivir en el caos, al menos en el aparente, pero, si los españoles nos vemos en una parecida, nos vamos a sentir como vaca sin cencerro.

A estas alturas -a casi dos meses ya de la votación- aun no sabemos, quizá porque nadie se ha parado a explicárnoslo, cuál era el propósito de Beppe Grillo cuando presentó su Movimiento Cinco Estrellas a las generales. No sé si quienes escogen opciones "imaginativas" o se abstienen quieren dejar de ser cómplices de las políticas que denuncian o lo que pretenden es la transformación del Estado a través del caos. De momento, lo que sé es que, hasta que se celebren unas nuevas elecciones, el país va a seguir siendo gobernado por el "padrino" de la opción menos votada y que a estas alturas tiene en funciones, no sólo al jefe del gobierno, sino al presidente de la República, para cuyo nombramiento no parece posible el consenso.

Es tan grave la avería que se ha producido en la gobernabilidad de uno de los pilares de la Unión Europea que sólo la inercia lo mantiene en pie. Italia, que tradicionalmente se ha debatido entre una izquierda menos radical que, por ejemplo, la francesa y una democracia cristiana cuyo prestigio murió el día que las Brigadas Rojas o quién sabe quién asesinaron a Aldo Moro, ha perdido en los últimos años las señas de identidad de sus partidos tradicionales, de todos, dando paso a personajes que, como el todopoderoso Berlusconi, han desvalijado material y moralmente el país.

Parece claro que habrá que esperar a una nueva convocatoria electoral para salir de este impasse en el que están los italianos. Mientras tanto Mario Monti sigue al frente del gobierno, cumpliendo con el rechazo manifiesto de las urnas las órdenes de la troika, y el pobre Giorgio Napolitano, pobre por su avanzada edad, sigue en el palacio del Quirinale, sin recibir el tan esperado relevo, mientras el clima político sigue deteriorándose, ahora con la dimisión del líder de la izquierda Giorgio Bersani, ante el cisma provocado en la izquierda por su entendimiento con Berlusconi para encontrar su sustituto a Napolitano.

Feo panorama, sin duda, al que tendremos que irnos haciendo a la idea los españoles si, como parece, se mantiene el deterioro de la clase política rechazada como nunca por una sociedad que ha sufrido en exceso la falta de imaginación y dignidad de quienes obtuvieron su voto para sacarnos de la crisis. Frente a ese vacío y ese desencanto, la sociedad está más viva u activa que nunca, por lo que sería bueno que de una vez se articulase tanta fuerza y, sobre todo, tanto deseo de cambio. Pero el tiempo corre deprisa y, aunque la legislatura se nos va a hacer larga, cada vez queda menos tiempo para el surgimiento de nuevas ofertas electorales o, en su caso, el resurgimiento de alguna de las existentes. Bienvenida sea la sacudida que reorganizase a la izquierda españoles. Así, quizá se evitaría el riesgo de que corriésemos la misma suerte que los italianos, porque, faltos de experiencia e imaginación,
de vernos en sus circunstancias, podemos acabar perdidos por el prado como vaca sin cencerro.
 
 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*