Como tú, piedra pequeña, por Javier Astasio



Ayer el mapa electoral español se volvió como se vuelve un calcetín y lo más importante de todo lo sucedido, que fue mucho, es que, por primera vez en mucho tiempo, la gente se ha sentido, como en el poema de León Felipe, una piedra pequeña, una piedra pequeña y ligera, como hecha para una honda. Y no sólo eso, por primera vez, la gente no se ha sentido sola, la gente ha hablado con la otra gente y la gente ha vuelto a las urnas con ilusión. Por primera vez en mucho tiempo, la gente ha sentido su fuerza y la ha unido a la de la otra gente, cansada como ella de soportar tanta ignominia, tanto abuso y tanta soberbia. Por primera vez en mucho tiempo, la gente ha caído en la cuenta de que una lluvia de piedras pequeñas es siempre insoportable.
La victoria de ayer, porque, por muy diversos que hayan sido los resultados y por más fragmentado que haya quedado el voto, la derrota y el desmoronamiento del PP siempre será una victoria para la gente, para mi gente, la victoria, digo, es y debe ser una lección para todos estos caciques que como reyezuelos codiciosos han esquilmado lo que es de todos y, peor aún, han arruinado la vida y el futuro de mucha gente. La victoria debe servir para que los de siempre aprendan que amañar debates televisivos, comprar portadas y editoriales de periódicos o meterse en los taxis de la gente no basta para ganar unas elecciones cuando es tanto y durante tanto tiempo lo que se ha robado.
Esperanza Aguirre se dio cuenta, aunque tarde, de que la soberbia y el desprecio hacia sus rivales no habían sido buenos consejeros. Quizá por eso, a última hora ella, el ser más impío que conozco, se fue a misa para hablar con el espíritu santo y pedirle que inspirase a los madrileños a la hora de votar. Y, una de dos, o bien la palomita no existe o bien les inspiró para que el voto de los ciudadanos fuese mayoritariamente a sus, Dicho de otro modo: la palomita le cagó encima.
Resulta curioso que, habiendo apelado, como siempre hacen el PP y muy especialmente Esperanza Aguirre, al voto del miedo, que habiendo tratado de despertar los más bajos instintos y de despertar el odio hacia sus rivales lo que han conseguido ha sido concentrar el afecto ciudadano precisamente en quienes señalaban como objeto de su ira y atraer sobre si mismos, otra vez especialmente la condesa, el odio del resto.
 No sé si fue el espíritu santo quien inspiro a Esperanza Aguirre su campaña, pero si fue así, quedaría claro que la palomita tiene mala idea, porque nadie ha aunado más aversión ni más deseos de verla humillada que la condesa. Aguirre es de esas personas que inspiran conductas y sirven de referencia a los demás, porque basta con no hacer lo que hace o dice para acertar y comportarse como un buen ciudadano. Los madrileños, así en general, han tardado en darse cuenta, pero lo han hecho, hasta el punto de que su otra rival, la exdelegada del gobierno y candidata a presidir la Comunidad de Madrid,
Cristina Cifuentes ha obtenido más votos en el municipio de Madrid que la propia Esperanza, justo los votos que podrían haberle dado otro concejal, lo que habría dejado un resquicio para verla como alcaldesa.
No sé a cuanta gente le habrán alegrado los resultados de Podemos y sus alianza, los del PSOE, los de Compromis en Valencia o los de Ciudadanos. Lo que sí sé es que la gente que se ha alegrado de los resultados del PP, especialmente en Madrid, Valencia, Extremadura o Castilla La Mancha, fueron muchos más, porque habría que incluir a algunos militantes del PP, a los que ver a la condesa, la del caloret o a la del despido en diferido fuera de la política le habrá llenado de alegría.
Ayer, como predijo Emilio Lledó gano la decencia y millones de piedras pequeñas impactaron en las urnas hasta reventarlas desde dentro con millones de votos de la gente decente que ya no está dispuesta a dejarse robar ni humillar como hasta ahora. Piedras pequeñas, gente decente y consciente de su fuerza, contra la que nada pueden la soberbia o el dinero


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/





Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*