Como humo, por Javier Astasio

 
 
Me lo tendréis que perdonar, pero anoche no tuve fuerzas ni valor suficientes para enfrentarme a esa primera entrevista de Rajoy en televisión en nueve meses de mandato. Hoy al despertarme he sabido por la radio que el parto fue tedioso y sobre todo previsible, muy previsible, porque el que quisiese irse a la cama con alguna certeza sobre el futuro económico, os aseguro que, por lo escuchado, se fue a dormir con dos palmos de narices y la sensación de haber perdido el tiempo.
Las expectativas sobre la entrevista se desvanecieron como humo. Como ese humo que Esperanza Aguirre quiere devolver a nuestras vidas cambiando a su gusto las leyes para que, en esa república bananera, aún por localizar en el mapa, que le ha regalado a personaje tan sospechoso como Sheldon Adelson a cambio de no sé qué regalías para ella, su partido o su familia. Digo esto último, porque acabo de escuchar a un alto cargo del gobierno decir que la briosa presidenta ha negociado por su cuenta las condiciones para ganar el favor del rey del juego y la prostitución.
Parece mentira que quien trata de convencernos de que, si hace los salvajes recortes que hace, es por nuestro bien y para salvar, por ejemplo, la sanidad pública, no se haya parado a pensar en que el tabaquismo es una de las mayores causas de gasto en el sistema, porque es causa de graves y, todo hay que decirlo, caras dolencias crónicas en cuyo tratamiento se van muchos recursos,
Alguien debería decirle a la presidenta que todos aquellos que fuman menos, han dejado de fumar o no van a comenzar a hacerlo gracias a la Ley Anti Tabaco dejarán de originar tan terrible gasto en el futuro. Alguien debería recordarle que ningún trabajador debe estar sometido al riesgo evidente de hacer su jornada laboral entre el humo de puros y cigarrillos y, lo peor de todo, que, por si ella no lo recuerda o no le importa, en este país hay tribunales que no consentirían desigualdades entre sus ciudadanos y que, autorizar el consumo de tabaco en Eurovegas, implicaría autorizarlo en todas partes.
Yo que he fumado como pocos y que no soy intolerante con quien lo hace creo que no se nos puede olvidar el avance que ha supuesto la ley y el enorme retroceso que supondría comenzar a hacerle boquetes con las excepciones que sea. Precisamente estos días hace 27 años que deje de fumar, algo que hice inconscientemente a lo largo de quince años de mi vida, al principio por esnobismo, luego con un cierto placer y, al final, cuando decidí dejarlo, porque no era capaz de controlarme y fumaba más de tres cajetillas al día. Os aseguro que no me costó tanto y que aquella de dejarlo fue una de las decisiones más sabias de mi vida.
Por eso, porque sé lo que es despertarse en un mar de toses, no poder subir una escalera sin echar el bofe o arrastrar allá por donde voy ese apestoso olor, creo que no se debe dar ese paso atrás. Y sé que lo que propone Aguirre es, en el mejor de los casos, porque estoy seguro que detrás hay algo más, se debe a la inconsciencia de una señora que nos tiene acostumbrados a la justicia cuartelera y que hace tiempo que no escucha a nadie de su entorno, porque ya nadie se atreve a sugerirle lo que está bien y lo que está mal.
Pero lo peor de todo es que el señor Adelson, acostumbrado como está a tratar con mafiosos y gobiernos "de aquella manera" no va a soportar que un país como éste, con una justicia que, mal que bien, funciona, No va a soportarlo y nos va a dejar colgados de la brocha, porque, en honor a la verdad, creo que el proyecto se desvanecerá como el humo, cuando algún tribunal eche por tierra sus condiciones.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*