Ciencia, arte y Biodanza, por María Miret (@periodistia)

La poética del encuentro español 

"Meternos en el corazón para pensar". Es la propuesta de César Wagner, didacta de Biodanza formado de la mano de Rolando Toro Araneda, creador del sistema. Con estas palabras habría el pre-encuentro Nacional de Biodanza, un espacio para alumn@s de escuela, facilitadores (profesores) y didactas (formadores de profesores) previo al IX Encuentro Español de Biodanza, celebrado del 16 al 19 de octubre en Zaragoza bajo el lema “Universalidad en la diversidad”.

Más de 350 personas, entre alumnos/as, facilitadores, didactas y directores de escuela, se han dado cita para danzar y hablar de ciencia y arte, procedentes de diversas ciudades españolas y de países como Argentina, Brasil, Venezuela, Portugal, Italia, Francia, Reino Unido, Holanda, Alemania, Sudáfrica o Israel. "El vínculo ya existe, sólo hay que despertar a él", destacaba este brasileño que ha insistido en que "no somos extraños", pues "no hay seres extraños, solo seres humanos". Y por ello "podemos conversar sin dominar", porque "somos seres de emociones y sensaciones, de pensamientos y sentimientos, del abrazo y del diálogo, profundamente capaces del diálogo".

Sergio Cruz, vicepresidente de la IBF en Europa, ha sido el otro "ponente estrella" de este pre-encuentro en el que impartía una conferencia magistral sobre Semántica Musical en Biodanza. "No estamos acostumbrados a estar aquí y ahora", destacaba animándonos a "aprender a tocar el instrumento de la vida".

Ciencia y arte de la mano en un encuentro repleto de vivencias y rondas de diálogo sobre diversos temas de acción social, educación, sanitario-científico e instituciones. "Usar el lenguaje de la ciencia para hablar de Biodanza" era la propuesta de Marcus Stuck, investigador de la Universidad de Leipzig que voló durante 12 horas a España para dar a conocer sus investigaciones. El psicólogo apelaba a "no fijarse en las categorías, sino buscar debajo" para ver más allá de lo aparente y explicó que "ante las situaciones de estrés, la respuesta es la evasión o el comportamiento agresivo". La buena noticia es que "podemos transformar el aquí y el ahora con amor".

Y es que "si no hay amor en una terapia no hay curación", aseguraba Ercilia Orellana, convencida de que "si un@ no está en paz no habrá paz en el mundo", porque "la paz no está fuera, está dentro nuestro".

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*