Celebremos que ha sido el año con menos periodistas asesinados, por @FeSPeriodistas

 La FIP saluda el mayor descenso de asesinatos de periodistas del último decenio, pero advierte de que “no hay lugar para la autocomplacencia”.

En un informe difundido hoy, la FIP –a la que pertenece la FesP- muestra sus satisfacción por haber registrado, al cierre de 2017, la cifra de asesinatos de periodistas más baja del último decenio. Esta se ha reducido de 93 asesinatos en 2016 a 81 en 2017, pero pide cautela ya que existe un número sin precedente de periodistas encarcelados y exiliados, la autocensura está ampliamente extendida y la impunidad de estos asesinatos, ataques y amenazas contra el periodismo independiente está alcanzando niveles epidémicos.

La lista de periodistas asesinados de la Federación Internacional de Periodistas, publicada hoy, detalla la desaparición de 81 reporteros y trabajadores de medios ya sea en ataques premeditados, atentados con coches bomba o bien debido a un fuego cruzado. La cifra supone un descenso de 12 muertes en comparación con la registrada el año pasado (93), lo que hace del año 2017 el menos mortífero de la última década para la profesión.

La FIP se felicita de este descenso de víctimas mortales entre reporteros y trabajadores de presa, debido en parte a que ha habido menos puntos de inflamación en lugares antes altamente inestables y en parte a la pérdida de territorios por parte de algunos grupos armados que ha reducido la proximidad de estos profesionales a la línea de fuego en las zonas en combate.

En Yemen, hasta la escisión entre el anterior presidente Saleh y los rebeldes hutíes, los combates entre las facciones beligerantes se encontraban en punto muerto durante la mayor parte del año y los periodistas han estado menos expuestos a los ataques y han corrido menos riesgos, especialmente los causados por el fuego cruzado. Además, el autoproclamado Estado Islámico (EI) se ha dedicado a la defensa de Siria e Iraq, reduciendo progresivamente el grado de proximidad y contacto con los profesionales de los medios en áreas previamente controladas por el EI.

Pero la FIP ha alertado contra la autocomplacencia. El secretario general de la FIP, Anthony Bellanger, ha declarado: “Saludamos el hecho de que este haya sido el año menos mortífero para la profesión en la última década pero no hay lugar para la autocomplacencia. En Siria, México e India los asesinatos de periodistas presentan niveles aterradores, más mujeres periodistas han sido asesinadas, la impunidad de estos crímenes supera el 90%, la autocensura campa a sus anchas y nunca se han registrado tantos periodistas encarcelados como en los últimos años.

Ante los crecientes ataques premeditados contra los trabajadores de medios, la FIP se compromete a redoblar sus esfuerzos con los sindicatos afiliados en todo el mundo para ofrecer una mayor formación en seguridad, pólizas de seguro al alcance de todos los bolsillos para los periodistas locales que son los más afectados por estos ataques y, sobre todo, a hacer campaña activamente para que todos aquellos que ataquen a un periodista, ya sean entidades estatales, organizaciones paramilitares o grandes corporaciones, sean llevados ante la justicia”.

Por su parte, el presidente de la FIP Philippe Leruth ha expresado: ¨Nos alegramos de este descenso de asesinatos de compañeras y compañeros este 2017 por tercer año consecutivo. Si bien estas cifras reflejan una tendencia decreciente, los niveles de violencia generalizada en el periodismo siguen siendo inaceptablemente altos. Lo más preocupante es que este descenso no está ligado a ninguna medida gubernamental para abordar la impunidad de estos crímenes contra periodistas. Al contrario, vemos cómo los patrones no han cambiado en los países más violentos como India o México, país en el que estos asesinatos se han disparado¨.

“La crisis de seguridad en el periodismo no permite el statu quo y existe una necesidad desesperada de alcanzar un nuevo instrumento que finalmente haga posible la implementación de las numerosas resoluciones existentes sobre la protección en los medios de comunicación”, ha añadido Bellanger. “Pedimos la adopción de esta nueva convención para apoyar otros esfuerzos en curso en aras de promocionar más intensamente la seguridad de los periodistas¨.

Según las cifras registradas por la FIP, la región de Asia-Pacífico ha sido la más mortífera con 26 asesinatos, seguida del mundo árabe y Oriente medio (24), las Américas (17), África (8) y Europa, con cinco muertes.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*