Cabeza de ratón, por Javier Astasio



Lo de ayer en el PSOE, digan lo que digan y aleguen lo que aleguen desde Ferraz, fue una jugada muy sucia comparable a esos tiros en el pie que, dicen, se daban algunos soldados temerosos de ir al frente, Son varias las razones que balbuceó el secretario de organización becario, César Luena, pero se guardó la verdadera, si no la única razón para cesar a Tomás Gómez al frente del PSM t, lo que es infinitamente peor, para disolver la ejecutiva del partido en Madrid. Y esa razón no es otra que la falta de control que Pedro Sánchez y el viejo aparato del partido, que sigue agazapado tras él, tienen sobre el partido en Madrid.
Alegan que Tomás Gómez es un mal candidato, porque ha fracasado en sus intentos de desbancar al PP de la Asamblea de Madrid, cuando sus fracasos no son más que los que, salvo en Andalucía, ha venido cosechando el PSOE en los últimos años- Y no sólo eso, tienen, además, el descaro de meter en la gestora que se hará cargo del partido a Lissavetzky, el candidato socialista que más veces se ha estrellado en su carrera al ayuntamiento de Madrid. De modo que, si esa fuese la verdadera causa de la razzia de ayer en Callao, sería tan falsa como injusta.
Mucho me temo que a Tomás Gómez, el ser más antipático y contumaz a este lado de la política, no se le ha perdonado haber apostado con fuerza y haber vencido, no sólo él, claro, en la batalla por la defensa de la Sanidad Pública en Madrid, dejando, incluso, su escaño en el Senado, como protesta al apoyo que el complaciente Rubalcaba dio al nombramiento del juez Martínez Tristán, candidato del PP y partidario de la privatización de los hospitales, para vocal del Consejo General del Poder Judicial.
Otra de las razones alegadas por Sánchez, por intermediación de Luena, es la de que los escándalos del sobrecoste del tranvía de Parla y la corrupción que se investiga en la Operación Púnica podrían salpicarle, una especie de cirugía preventiva, en la que se amputa el pie para evitar que pueda hacerse daño al tropezar, porque a día de hoy, salvo campañas perfectamente orquestadas desde el PP, con el apoyo de la prensa amiga y de la que hasta hace poco creíamos objetiva, nada parece que implique al que fuera alcalde de la ciudad madrileña, que, y eso es incontestable, no ha sido llamado a declarar, ni siquiera como testigo, por uno u otro asunto.
No hay más que ver para corroborar lo que escribo, la prisa que se ha dado EL PAÍS, en plena crisis del grupo al que pertenece, para encargar una encuesta telefónica que, con un enorme margen de error, arroja el resultado, tan increíble como buscado, de que la salida de Gómez doblaría y más los resultados del PSOE en la Comunidad de Madrid. Yo, personalmente, no me lo creo y menos del periódico que, durante años, ayudo a cultivar la imagen de demócrata progresista del despilfarrador ultraderechista Alberto Ruiz Gallardón.
No. Pedro Sánchez no me convence de que haga falta provocar este desastre democrático para salvar el partido en Madrid, porque bien poco le importaron los problemas legales y de organización del líder del PSM cuando éste le dio su apoyo para auparse a la secretaría general en Ferraz. Más bien me parece que lo suyo es una especie de desembarco en la federación socialista madrileña que ahora no controla, para asegurarse el apoyo que tiene en el aire, de cara a una confrontación con Susana Díaz tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo.
En resumidas cuentas. Ahora mismo el contradictorio e inseguro Pedro Sánchez no las tiene todas consigo y prefiere un partido roto o hipotecado mediáticamente antes que un partido real y crítico con el que hacer la necesaria travesía del desierto, En resumidas cuentas, Sánchez prefiere ser cabeza de ratón antes que cola de león. Cabeza de ratón asustadizo que no da la cara despues de comerse el queso. Pero se equivoca si piensa que convencer al bueno de Ángel Gabilondo para ocupar la silla aún caliente de Tomás Gómez. De momento, Iñaki, el hermano del ex ministro, acaba de decir, no sé si como consejo a su hermano, que nadie querría meterse en la boca del lobo que hoy es el PSOE.



Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*