'Botella y la basura', por Javier Astasio

 
Sí. Madrid está cada vez más sucio y a la alcaldesa, Ana Botella, la "recomendada" del salva patrias que, allá por donde va, se dedica a minar el prestigio de este país, eso sí, desde esa cómoda posición que da estará  sueldo de personajes como Murdoch, a Ana Botella, decía no parecen importarle ni las molestias ni la salud de sus vecinos. La torpe actitud de esta mujer, que llegó a la alcaldía por una carambola de campeón, perfectamente calculada, para la que el impulso definitivo vino de la hipocresía y la incontenible ambición de su antecesor y comparsa, Alberto Ruiz Gallardón, a pesar resultar exasperante está teniendo la virtud de desenmascarar crudamente el estilo de gestión de su partido.
No sé si a los madrileños que me leéis os ocurre lo mismo, pero, cuando estos días salgo a la calle a pisar basura, tengo la sensación de estar pisando la mortaja de la torpe señora, porque sin haberlo pretendido, evidentemente, ha dejado al descubierto en qué pueden quedar las privatizaciones, externalizaciones las llama, de las que tan devotos son los suyos. Hoy, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, un periódico de la derecha alamana que para su desgracia no está en la nómina del PP, da en el clavo al definir a la señora alcaldesa como "la persona equivocada al frente del ayuntamiento, la protegida del ex presidente Aznar". Duro, muy dura definición para quien anda por ahí tratando de quedar bien a la sombra de la simpatía que, al menos hasta ahora, despertaba Madrid por el mundo. Mala inversión y peor cálculo de sus consecuencias, cuando en vísperas de la declaración de una huelga de limpieza indefinida, prefiriese hacerse fotos en Berlín, para conmemorar el primer cuarto de siglo del hermanamiento entre ambas capitales.
No parece haberse dejado impresionar el Frankfurter por el trabajo de los peluqueros de doña Ana ni por sus trajes y vestidos imposibles. Se le ha visto el plumero y, salvo que en la dirección nacional del PP pretendan dejarla cocerse en su torpeza, arrastrando al díscolo de su marido o traten de salir favorecidos por comparación en la foto junto a la alcaldesa, si en ese partido no anduviesen pensando en tapar otros agujeros, harían bien en echarla al camión de las basuras sin opción de reciclaje posible.
Cuando veo las montañas de basura, veo en ellas la cara de esta mujer absolutamente incapacitada para asumir la responsabilidad que tanto anisaba. La tragedia del Madrid Arena, el ridículo del "a relaxing cup of café con leche" y ahora esto no pueden augurarle nada bueno para el futuro. Ella es el más claro ejemplo de que cada cual alcanza su máximo nivel de incompetencia. No puede definirse de otro modo ese quitarse de en medio, ese decir que no hay problema sanitario, ese echar balones fuera, diciendo que es un asunto de las empresa y los trabajadores, cuando promovió y consintió que se adjudicasen las contratas por debajo del coste eral del servicio, cuando estaba claro que las empresas no estaban dispuestas a cumplir las condiciones, ni les era posible hacerlo.
No é cuánto más va a durar la basura en las calles de Madrid, no sé cuánto tardarán las ratas en subir de las alcantarillas o en bajar de los despachos. Lo que sé es que el conflicto no debería durar mucho más y que la solución está en uno de esos despachos, el que ella ocupa, porque ni los empresarios pueden cumplir lo firmado, ni los trabajadores pueden ceder más en sus nóminas y derechos.
Ante este panorama, el único consuelo que me queda es el de entender que la señora Botella está haciendo pedagogía, que, con su actitud, está haciendo más por el desenmascaramiento del odioso thatcherismo económico de lo que han hecho sesudos analistas e historiadores. Por eso me gustaría que quienes pasan ante una montaña de basura a unos pocos metros del enorme y falso árbol de
Navidad, plantado ya en la Puerta del Sol, a mes y medio de las fiestas, imaginasen que puede llegar a ocurrir en cada uno de los servicios públicos que tratan de privatizar. También, que, si como dicen, gobernar es establecer prioridades, quede claro cuáles son las de estos señores. Espero que Ana Botella y sus basuras abran los ojos de muchos ciudadanos.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*