Blas de Lezo saca al rey Juan Carlos de la Zarzuela, por @CarlosPenedoC

El rey Juan Carlos ha vuelto a participar este sábado en un acto público: la presentación de un monumento a un ilustre marino financiado por cuestación popular, sistema practicado para los homenajes en el siglo XIX

Carlos Penedo / EP. Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.
El rey Juan Carlos en la inauguración del monumento. | Armada
El rey Juan Carlos ha presidido la inauguración del monumento, ubicado en los Jardines del Descubrimiento de la madrileña Plaza de Colón, que rinde homenaje a Blas de Lezo y Olavarrieta, primer Marqués de Ovieco, uno de los marinos más importantes de la historia española.
El Ayuntamiento de Madrid ha colaborado en esta iniciativa con la Asociación Monumento a Blas de Lezo, que ha promovido la cuestación popular con la que se ha sufragado. Para llevar a cabo el proyecto se constituyó un grupo de trabajo formado por instituciones como la Armada Española, la Real Academia Española, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Real Academia de la Historia, la Casa de América, el Instituto de Estudios Madrileños, la Asociación Monumento a Blas de Lezo, los Grupos Municipales del Ayuntamiento de Madrid; a título individual Hugo O'Donnell, Hermann Tertsch y Luis del Rivero, y las áreas de Gobierno de Movilidad y Medio Ambiente, y de las Artes, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid.
En una nota difundida por la Casa Real se informa de que Blas de Lezo, que nació en la localidad guipuzcoana de Pasajes, fue unos de los marinos más importantes de la historia naval española. Entre las hazañas de este marino vasco -y por la que comenzó este proyecto-  se encuentra su victoria en 1741 en Cartagena de Indias ante el ataque de una flota inglesa abrumadoramente superior en efectivos, que comandaba el Almirante Vernon. Este hecho evitó que España perdiera la considerada "llave de América". Blas de Lezo era cojo, tuerto y manco desde los veinticinco años, pero su invalidez no le impidió convertirse en uno de los emblemas de la Armada en el siglo XVIII, cuando España era la mayor potencia naval.

Campaña en Change

Los promotores del monumento han puesto en marcha también una campaña en Change, una plataforma de peticiones por Internet, donde han conseguido 10.708 firmas. En su argumentación, decían que "los españoles tenemos la costumbre de avergonzarnos de nuestra historia. Por una razón o por otra repetimos machaconamente nuestras derrotas sin acordarnos nunca de las grandes gestas de nuestros conquistadores y marinos. ¿Cómo explicar que Horatio Nelson presida una de las plazas más importantes de Londres pero nuestro gran héroe, Blas de Lezo, no tenga un mísero callejón a su nombre en la capital de España?".
Se solicitaba el Ayuntamiento de Madrid la ubicación del monumento en una rotonda en la cabecera de la Cuesta de Moyano, cerca del parque del Retiro, aunque finalmente se ha decidido colocarla en la plaza de Colón.
Siempre con el modelo del almirante Nelson en la plaza londinense de Trafalgar, se añadía en la petición en Change que "es inútil mantener la identidad de un país que se empeña en borrar la memoria de sus héroes. Recuperemos la memoria de éste".
Si bien es cierto que la Armada siempre le ha concedido el mayor privilegio posible -bautizar un barco con su nombre, en la actualidad, la fragata de la clase Álvaro de Bazán: la Blas de Lezo (F103)-, a nivel popular no se trata de un personaje muy reconocido por la mayoría de la sociedad.
Sí posee calles en ciudades como Valencia, Málaga, Fuengirola, Alicante, Las Palmas de Gran Canaria, Huelva, San Sebastián, Rentería o Pasajes (su localidad natal), y ahora también en Madrid.
El Museo Naval de Madrid le dedicó una exposición durante el año pasado y en el último lustro se han publicado algunos libros sobre su figura; como el de Alber Vázquez con 'Mediohombre. La batalla que Inglaterra ocultó al mundo', o el de Juan Pérez-Foncea, con 'El Héroe del Caribe, la Última Batalla de Blas de Lezo'.

Para la Armada, se salda una deuda histórica

Por su parte, la Armada informa de que el marino ha pasado a la historia con el sobrenombre de mediohombre, en referencia a sus múltiples heridas en combate que le dejaron cojo, manco y tuerto. El acto militar concluyó con un homenaje a los que dieron su vida por España y la interpretación del himno de la Armada.
El rey Juan Carlos estuvo acompañado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado, el presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echeverría, el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, el embajador de Colombia en España, Fernando Carrillo y el presidente de la Asociación Monumento a Blas de Lezo, Íñigo Paredes Camuñas.
El almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, en el discurso pronunciado durante el acto de inauguración, ha destacado que esta jornada supone “un día muy importante para la Armada” ya que, con el levantamiento del monumento a Blas de Lezo, se ve “alcanzada una de las grandes ilusiones de todo militar, que es el ver que el reconocimiento y homenaje a los héroes que forjaron nuestra historia se traslada a toda la sociedad”.
“Hoy reconocemos la figura de un gran español, un marino que venció en todas las batallas en las que participó, que desde el Mediterráneo hasta el Pacífico engrandeció el nombre de España”, aseguró el almirante Muñoz-Delgado, quien añadió que "con sólo seis buques y un puñado de hombres alcanzó su máxima hazaña histórica en 1741, durante la defensa de Cartagena de Indias”
Para la Armada, la inauguración de este monumento "supone el saldo de una deuda histórica con la figura de Blas de Lezo que, pese a ser uno de los marinos más importantes de la historia naval española, no contaba con un espacio dedicado en la capital".
La financiación de la escultura, obra del creador madrileño Salvador Amaya, se ha hecho por suscripción popular y a iniciativa de la Asociación Monumento a Blas de Lezo, tal y como fueron concebidas otras ilustres estatuas de la capital, como la del Rey Alfonso XII, Colón o Espartero.
La suscripción popular estuvo en boga especialmente durante el siglo XIX y gracias a esta modalidad de financiación hoy en día la capital cuenta con homenajes como los dedicados a Emilio Castelar, en la glorieta del mismo nombre, al general Espartero en la calle Alcalá o a Alfonso XII en el Retiro.
El almirante Blas de Lezo (1689- 1741) es considerado uno de los mejores estrategas de la historia de la Armada española. Entre sus hazañas destaca el ataque de 195 navíos de la flota inglesa con apenas seis barcos españoles, lo que acabó impidiendo la conquista de Cartagena de Indias por los ingleses y que "hizo que en el continente americano se siguiera hablando español", dice la Armada. El marino murió pocos días después de esa batalla y fue enterrado en una tumba de la que todavía hoy se desconoce su emplazamiento.

Ana Botella asegura la "continuidad histórica" de España

Para la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el acto es el último triunfo de Blas de Lezo. "Su triunfo sobre quienes pretenden imponer el silencio, o negar la contribución generosa y leal de todos los pueblos de España a su historia común".
A su juicio, la escultura financiada por suscripción popular, "hace verdadera justicia a la figura de este español ejemplar, su inteligencia, astucia y valentía, convierten a don Blas de Lezo en el héroe que cualquier nación habría querido honrar y admirar. Además, ha reconocido que Madrid "honra hoy a un héroe español con quien la Nación española mantiene una deuda de reconocimiento no satisfecha".
Ana Botella ha agradecido su colaboración en la realización del monumento al Ayuntamiento de Madrid, la Armada Española, las Reales Academias de la Historia y Bellas Artes, la Casa de América, el Instituto de Estudios Madrileños y a la sociedad española. "Debemos este monumento a la aportación, doblemente generosa en tiempos de crisis, de miles de ciudadanos de toda España e Iberoamérica", gracias a la cual Madrid alberga desde hoy esta "extraordinaria escultura".
La alcaldesa de Madrid ha finalizado el acto asegurando que el triunfo de Blas de Lezo en la batalla de Cartagena de Indias "ha continuado sobre quienes pretenden dar por caducada una gran nación como es España, cuya continuidad histórica estará siempre garantizada, precisamente, por la fortaleza y riqueza que representa ser una y diversa".

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*