Benzema e Higuaín: el goleador no vive del pasado, pero..., por @FutbolRH

Hace ahora un año, Higuaín y Benzemá marcaban diferencias y se repartían elogios en un Real Madrid que caminaba a golpe de récord. Ellos fueron dos de las puntas de lanza del equipo más goleador hasta la fecha en un campeonato de Liga. Ahora, la situación pinta bien diferente, pero ¿son justas las críticas?.
L
"Ambos formaron parte del ataque más goleador de la historia de la Liga y eso se merece crédito".

o que más he oído estos días para justificar las críticas a Benzema e Higuaín es que "el Real Madrid no espera a nadie". Y se entiende, así es y será en un club con exigencia máxima como este. Pero a mi me parece que ambos han tenido, desde su llegada, la calidad y la capacidad para sobreponerse a unos comienzos que no fueron nada fáciles. Por distintas razones, y por sus diferencias futbolísticas, pero ambos fueron capaces de salir adelante y hacerse un hueco.


Higuaín llegó muy joven y tuvo que soportar comparaciones en un equipo - el de Capello - que andaba lejos del campeonato de Liga. Luego llegó una remontada en la que aquél chaval argentino fue clave como revulsivo por su competitividad y su olfato. Después, tuvo que sobrevivir a una particular travesía por el desierto jugando pegado a la banda en una posición que claramente no explotaba sus condiciones, y fue capaz de sobreponerse a base de efectividad y de goles. Aún así, tiene que convivir con un estado de cierta duda permanente que no parece terminar de quitarse de encima. El caso de Benzema fue diferente; llegó como una de los talentos más codiciados del panorama europeo tras un gran traspaso. Pero sus condiciones - menos capacidad de trabajo, una calidad técnica que va más allá de los simples goles - hacen que sea un delantero más difícil de valorar por el gran público. Poniéndolo en términos de baloncesto, Benzema sería un jugador lleno de intangibles, más difícil de apreciar sólo con los números en la mano.

Ambos se repusieron a su comienzo y alcanzaron el nivel que se les exigía. Formaron parte del ataque más goleador en la historia de la Liga, y eso se merece un crédito. Es verdad que ahora  parecen lejos de su mejor nivel, pero reducir el momento del Madrid únicamente a la baja forma de sus dos delanteros es quedarse muy corto, ser injusto con ellos. La creatividad del equipo esta temporada es bastante menor, le cuesta más generar fútbol y casi todo el caudal ofensivo es a la contra, donde Cristiano Ronaldo acapara protagonismo. Además, la competitividad y el reparto de minutos que tan bien le ha venido al equipo tiene el inconveniente de restar peso a dos jugadores que nunca se sienten plenamente titulares. Es evidente que hay que exigirles más de lo que vienen dando últimamente, pero no tengo dudas de que tienen la calidad para sobreponerse, sólo hay que volverles a dar la confianza, y sobre todo ponerles un poquito más de fútbol detrás.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*