Blogs

Más madre que madrastra, por Miguel Ángel Moreno Ramos (@MiguelAM29)

Todos convenimos que el Papa Francisco está dando de qué hablar. Las declaraciones conocidas ayer, producidas en una rueda de prensa de casi hora y media en el avión que llevaba a Francisco y a los periodistas a Roma desde Río de Janeiro, han sido la última muestra de algo que se estaba viendo durante meses: este Papa tiene un carácter distinto. Propone unas formas que parecen desconocidas en la iglesia-institución, algo que ya es muy apreciado por muchos.


Francisco con Dilma Rousseff a su llegada a Brasil para la JMJ (Foto: Blog de Planalto http://www.flickr.com/photos/blogplanalto/)
Francisco con Dilma Rousseff a su llegada a Brasil para la JMJ (Foto: Blog de Planalto)
No se trata de que Francisco haya dicho que no tiene motivos para juzgar a un homosexual, aunque con la apostilla de "siempre que tenga buena voluntad y busque a Dios". Al menos, no solo de eso. Se trata de que el Papa está mostrando que la cabeza de la Iglesia tiene otras cosas que decir además de, como algunos piensan, criticar y prohibir. Se trata de que está mostrando una Iglesia que es más Madre que madrastra a la hora de tratar a sus hijos, que busca ser "servidora" en lugar de "controladora". Que tiene más palabras de aliento que de condena.

Habrá quien esté pensando que hasta ahora tampoco es que la Iglesia fuera condenando así como así, y tampoco estaría equivocado. No es que Benedicto XVI se caracterizara por ser un Papa 'condenatorio', me parece, pero tampoco era un Pontífice accesible a la gente. Tampoco parecía preocupado en dar otra imagen de la Iglesia, igual por su carácter de teólogo y estudioso, incómodo siempre ante los focos. Francisco sí lo está haciendo.
Un Papa que decide que ir a la JMJ no comporta necesariamente hablar de los temas espinosos de costumbre como el aborto o los anticonceptivos porque las posturas de la Iglesia ya son conocidas. Un Papa que les pregunta a los obispos y sacerdotes cómo son sus homilías. Si son cercanos. Si tienen Consejos Parroquiales para que participen los laicos, un tema en el que se lamenta de ir "demasiado retrasados".
Un Papa que se pregunta sobre los porqués de la desbandada de muchos fieles, huidos y desorientados como los discípulos de Emaús:

"Tal vez la Iglesia se ha mostrado demasiado débil, demasiado lejana de sus necesidades, demasiado pobre para responder a sus inquietudes, demasiado fría para con ellos, demasiado autorreferencial, prisionera de su propio lenguaje rígido; tal vez el mundo parece haber convertido a la Iglesia en una reliquia del pasado, insuficiente para las nuevas cuestiones; quizás la Iglesia tenía respuestas para la infancia del hombre, pero no para su edad adulta" (Almuerzo con los obispos brasileños)

Y sí, tampoco ha dicho nada que no fuera verdad antes de su pontificado -como ya se encargan algunos de señalar, igual con un poquito de celos porque este Papa se acerque a muchos en lugar de a los de siempre-, pero lo está diciendo de una forma distinta. Está tratando de ponerle un plus de normalidad a la Iglesia, a lo que ella dice y a cómo lo dice.
Además, está aportando una agenda propia de los temas que le interesan al Papa. A las preocupaciones de Benedicto XVI sobre temas tan controvertidos como los abusos de sacerdotes, las cuentas vaticanas o el diálogo ecuménico, Francisco les ha añadido nuevos temas, más pegados a lo terrenal. La progresiva marginación de jóvenes y mayores por lo que ha bautizado como la "civilización del descarte", el "culto al dios dinero", la preocupación por los emigrantes -de lo que tuvimos una clara prueba en su visita a Lampedusa-, el cuidado de los pobres, o el apoyo velado a las protestas contra la corrupción política.
Por supuesto, siempre habrá quien pida más. Y también quien se asuste porque se muevan las raíces del árbol de la Iglesia, en el que estaban algunos muy bien agarrados. Puede que en el camino se nos caigan un par de frutos podridos, se airee la copa y salgan nuevos brotes. Pero para eso hay que darle tiempo al jardinero.

Hasta la vista, ciberespacio.

Esta entrada es parte del blog de Miguel Ángel Moreno
http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com

...

Blogs

La magia del radioteatro, por Miguel Ángel Moreno Ramos (@MiguelAM29)

Desconozco a qué genio de la radiodifusión española se le ocurrió que la ficción radiofónica no interesaba a nadie y que había que desterrarla de las ondas. Si bien de una forma tímida, Radio Nacional de España lleva un tiempo intentando recuperar este género que hizo historia en las ondas de nuestro país, y que ahora tristemente ha sido relegado. El último ejemplo, ayer en La Casa Encendida de Madrid con la adaptación de "Un mundo feliz" de Aldous Huxley.

Fran Perea, Lluvia Rojo y Juan Suárez en un momento de la representación de ’Un mundo feliz’ en La Casa Encendida de Madrid (Foto: RTVE.es)
Llevaba mucho tiempo queriendo acudir -y siguiéndolos en el podcast, tanto en España como allá en la Argentina-, de manera que no podía dejar escapar la ocasión, sabiendo además que la antiutopía de Huxley es una de mis novelas favoritas (en alguna otra parte del blog hablé de ella, creo recordar).

Huxley presenta en su obra un planeta 'perfecto' en la más terrible de sus acepciones. Perfecto, según la RAE es aquello "que posee el máximo grado de una cualidad o defecto", y en el mundo del autor inglés la estabilidad y la uniformidad es la clave que se eleva a la enésima potencia. Hombres y mujeres clasificados por castas sociales en función de sus capacidades intelectuales, obtenidas en un proceso de fabricación más cercano a lo químico que a lo biológico. Una mentalidad social colectiva que niega la individualidad y potencia el bienestar cómodo de una masa informe al desarrollo social de cada uno de sus miembros.
Todo esto, recreado radiofónicamente a través de efectos, músicas, sonidos compuestos y continuados que, si bien ya no necesitan del ingenio que utilizaban los antiguos radioteatros, logran una capacidad de convencer al espectador inigualable. Porque trabajan también con el elemento más poderoso que pueda tener cualquier fantasía: la cabeza del espectador.
Ayer, en La Casa Encendida, tuvimos delante a los actores. Vimos a Fran Perea convertido en el inadaptado John el Salvaje, a Lluvia Rojo interpretando a la Beta Lenina Crowne, a Álex Angulo ejerciendo del poderoso interventor Mustafá Mond. Les vimos, pero sobre todo les escuchamos. Y nos transportaron a ese futuro de pesadilla junto al resto de reparto, entre ellos Paco Tomás (que hace poco entrevistábamos en Mayhem Revista, y al que recordamos en este blog especialmente por La Transversal).
Disfrutamos como niños a los que les cuentan un cuento. Porque, de alguna forma, el radioteatro recupera esa tradición oral de recibir historias y permitirnos reinterpretarlas en la mente. Una cota que el cine difícilmente podrá coronar, aunque despierte nuestros sentimientos de formas distintas. ¡Esperamos repetir!

"Un mundo feliz" fue emitido ayer por Radio 3 de RNE y se puede escuchar online aquí. Volverá a ser emitido en el programa de Radio Nacional Abierto hasta las 2 en la madrugada del domingo 30 de junio.

Esta entrada es parte del blog de Miguel Ángel Moreno
http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com

...

Blogs

Dignificarse, por Miguel Ángel Moreno Ramos (@MiguelAM29)

Primer pantallazo de Mayhem Revista

A veces tener una profesión no es solo una cuestión de ganarse la vida. Sobre todo cuando este oficio, como cada vez más ocupaciones en este país, ni siquiera alcanza para tener un empleo estable. Cuando ocurre esto, desempeñar tu profesión como quieres hacerlo, contra viento y marea, pasa a ser también una forma de reclamar una dignidad. Esto es Mayhem Revista.


Comenzamos el 1 de mayo, día del trabajo, más por una cuestión de tener una fecha firme, pero también como una reclamación acerca de lo que queremos del periodismo: que sea una profesión y no un lujo. Abrimos la persiana en Internet para dejar ver con ella lo mejor del periodismo que nos gusta, que nos enseñaron a hacer -mejor o peor- y que no vemos en los medios de comunicación tradicionales. Entrevistas, reportajes, secciones pensadas para la digestión pausada y huidizas de la esquizofrenia de la última hora.

En nuestra primera semana de vida, que se cumple mañana, ya hemos tenido muchas muestras de apoyo y aliento, la mayoría de gente amiga y conocida. Ahora lo que queremos es convencerles con nuestros contenidos de que no solo somos gente simpática, sino también gente trabajadora, incisiva, interesante y legible, audible y visible en nuestros contenidos.
Tenemos la humilde intención de dignificarnos a través de nuestro trabajo y aportar nuestro granito de arena de dignidad a esa cosa llamada Periodismo. No sabemos cómo saldrá, pero lo vamos a intentar. Así lo explicamos en nuestra página de presentación en la web.

"Hemos decidido hacer algo que demuestre que valemos más que una sucesión interminable de becas y trabajos precarios, que somos mucho más que copistas de notas de prensa redactadas en las sedes de empresas que nada tienen que ver con la información. 

A fuerza de respirar la mediocridad, hay quien ha acabado por aceptarla e incluso quien empieza a disfrutar su aroma. En nuestro caso, no lo vamos a permitir. Mayhem es un reto, porque estamos segur@s de que podemos hacer algo mejor y de que podemos darnos la dignidad que han querido arrebatarnos. Estamos preparados para sentirnos orgullosos de nosotr@s mismos."

Muchas gracias a todos los que nos habéis apoyado de partida, tanto en las redes sociales (Facebook y Twitter) como en agradables comentarios en blogs personales. Da gusto así. Ahora tendremos que daros el gusto nosotros. Y os pedimos sentido crítico, por favor. Cuanto más críticos, mejor lo haremos.



Esta entrada es parte del blog de Miguel Ángel Moreno
http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com

...

Blogs

David Rojo (Vía 52): "Si se hiciera una apuesta por el periodismo de datos, se verían resultados muy pronto", por @MiguelAM29

David Rojo coordina Vía 52, un semanario digital en búsqueda de nuevo subtítulo y que mantiene la etiqueta de 'beta' pese a que ya ha superado la veintena de números, en una muestra del deseo de mejorar. El planteamiento de ediciones monográficas y la apuesta por periodismo de datos son las señas de identidad de un proyecto muy interesante que el mes pasado Rojo presentó en una charla en la Universidad Carlos III de Madrid. Nos explica algunas claves en esta charla.


Pregunta: ¿Cuál era vuestra intención al crear Vía 52?

Respuesta: Queríamos coger un tema y desmenuzarlo. No tratar todo porque son temas inabarcables, pero sí sacar seis u ocho enfoques que permitieran obtener una idea general sobre el tema. Queríamos profundizar, y hacerlo con una apuesta por el diseño, con portadas, números temáticos... Y queríamos apostar por el periodismo de datos, que creemos que si seguimos avanzando y utilizando las herramientas, se pueden encontrar cosas muy interesantes. Y es un campo en el que podemos aprender.
P: Habéis tratado temas muy variados y parece que no habéis rehuido asuntos polémicos, como por ejemplo el gasto en defensa...

R: De hecho es lo que buscamos, temas complicados. El tercer número lo dedicamos a la muerte, temas más complicados que ése, es difícil. Y es un tema del que no se habla. Vamos a hablar de la muerte, de todo lo que tiene que ver con ella. Desde cómo nos morimos al asunto éste de la herencia digital, qué pasa con nuestras redes sociales, nuestros datos en la Red. Hablamos de lo que cuesta morirse, de mortalidad en el mundo. Diferentes enfoques. Y temas también más sociales también. 
En la charla hemos hablado del periodismo gonzo y de Hunter S. Thompson, pero yo prefiero a Günter Walraff, que hacía periodismo gonzo, pero social. Se metía con los trabajadores españoles que estaban en Alemania, encerrados en barracones para trabajar en las fábricas, veía cómo vivían y luego lo contaba. Ése es el periodismo gonzo en el que estamos.
P: ¿Cuál es el estado del periodismo de datos en España?

R: Hay medios que han hecho cosas interesantes como Lainformacion.com, Civio está haciendo un trabajo fantástico, Mar Cabra, David Cabo. Toda esa gente está haciendo un trabajo fantástico, pero a los grandes medios no terminan de llegar ni terminan de cuajar. 
Yo creo que si se hiciera una apuesta y se mantuviera un equipo de dos o tres personas durante seis meses o un año, empezarías a ver resultados muy pronto. Porque una vez que tienes un volumen de datos y unas estructuras de trabajo, generaría historias y generaría buen periodismo. De momento, es verdad de que está costando. Y también tenemos el problema de que carecemos de una Ley de Transparencia y nos falta un montón de información.
Hasta la vista, ciberespacio.
Esta entrada es parte del blog de Miguel Ángel Moreno
http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com

...

Blogs

Micropost: Uniformes y centros comerciales, por Miguel Ángel Moreno Ramos (@MiguelAM29)

Los móviles con cámara fotográfica nos han convertido en pocos años en documentalistas de lo cotidiano, en testigos con tendencia compulsiva a compartir lo que ocurre. La crisis nos ha llevado a ver metáforas de su paso en cada instante. Pero hay cosas que no cambian, como la falsa autoridad que parece se otorga al llevar un uniforme.

Es una historia bastante tonta, pero creo que resulta algo ilustrativa. Centro comercial de las afueras de Madrid, un martes por la mañana. Salgo de una entrevista de trabajo en un edificio cercano (por llamarlo de alguna forma, un conato de minijob con un departamento de Recursos Humanos excesivamente concienzudo en su labor), y aprovecho para dar una vuelta a algunas grandes superficies de la zona. Y me encuentro con esto:
Evidentemente, las fotos son con el móvil
¿Qué sensación os queda? La mía es clara. La crisis, la que revolotea por los informativos, los comentarios familiares, el ánimo de amigos y sustituye a la meteorología en los comentarios de ascensor. Un centro comercial fantasma, espejo del frenesí consumidor que pasa a ser ascetismo obligatorio.

Hasta ahí, nada fuera de lo normal. La escena se completaba con un guardia de seguridad revoloteando por la zona, probablemente aburridísimo en un centro comercial con tan solo dos tiendas abiertas de una veintena de locales. Parte de la postal, suponía.
Pero según paso, el guardia en cuestión se acerca. Que no se pueden hacer fotos. Esto es un lugar público, replico. Vaya usted a hablar con el gerente, me dice. No pienso hacerlo. Sigo con mi camino con sensación de que, cada vez más, cualquier persona que intente hacer una foto es considerado como alguien peligroso por determinadas fuerzas del 'orden' o de la seguridad. No entiendo por qué, pero bueno.

No es la primera vez que me toca tener discusiones de este tipo. En Buenos Aires tuve más de una con algunos empleados más que celosos con su supuesta protección de la privacidad, especialmente en el aeropuerto internacional Jorge Newbery ('aeroparque', le dicen los porteños). Una anécdota más, supongo.
Hasta la vista, ciberespacio breve.
Esta entrada es parte del blog de Miguel Ángel Moreno
http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com

...