Blogs

Por un acuerdo nacional de televisión, por @HumbertoVanegas

El Servicio Público de Televisión en Colombia se ha concebido, Independiente, Autónomo, Plural, Representativo y sus contenidos libremente expresivos, pero el ordenamiento jurídico en materia de la televisión Colombiana ha estado  mal estructurado, caótico y disgregada, pues ni el legislativo  ni el Ejecutivo han podido comprender como funciona, como crear el Sistema Nacional de Televisión , como opera el sector y menos aun como diferenciar el producto final de toda la cadena productiva, por ello, se ha subestimado a los trabajadores del sector, al negocio y a la incidencia que tienen sus contenidos en la opinión pública, en la formación del ciudadano televidente y en la educación de nuestras niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

El estado ha permitido una serie de confusiones conceptuales en los ciudadanos que en su gran mayoría no comprenden la diferencia que hay entre el Servicio Público de televisión y la televisión operada y administrada por el sector público o por el sector privado,  tampoco la diferencia existente entre la televisión de cubrimiento Nacional, Regional y Local con ánimo y sin ánimo de lucro, menos aún la diferencia entre la televisión  radiada y la televisión por suscripción comercial cableado, satelital y comunitaria, pero aun, algo mas complicado esta en la definición propia del Servicio y del concepto de televisión que se debe aclarar sin importar la plataforma de transmisión y recepción  de los contenidos que bien puede ser un televisor, un computador u otro aparato de cualquier tecnología emergente, asi mismo, se debe ser taxativo en la ley para que no quepa duda si la televisión es considerada un medio masivo de comunicación y medio audiovisual, dentro de las telecomunicaciones.

Resulta sorprendente que en Colombia se presente desigualdad en el Servicio de Televisión a pesar de ser un Servicio Público, como sucede por ejemplo con la discriminación a la que está sometida la televisión del orden regional frente a la televisión del orden Nacional, la existencia de un solo canal local con ánimo de lucro que funciona en Bogotá, el monopolio en la televisión por suscripción y la falta de seguridad social y laboral de los trabajadores de la industria de la televisión, por todo ello, solo a manera de ilustración cabe anotar que hay un gran vacío jurídico en torno a los contratos que realiza la televisión nacional y los que realizan los canales regionales, por una lado a unos se les llaman concesiones y por el otro se les llaman contratos de producción, coproducción y cesión de derechos de emisión, pero sin hacer referencia clara y precisa sobre la naturaleza jurídica de los mismos, sin tener la claridad si estos son concesiones o no lo son, puesto que, estos contratos cumplen con todo lo que es una concesión del Estado, pero su nombre no lo tipifica como tal.

Se le ha hecho creer al ciudadano televidente y ciudadanía en general, que en la nueva ANTV existe pluralidad, representatividad y autonomía, pero cuando se revisa la ley y la estructura real de la Junta Directiva de la Institución encontramos pura demagogia, por un lado, el Ministerio de Tics o su delegado tienen asiento directo con voz y con voto, el Presiente de la República tiene un delegado, es decir el ejecutivo ya entra con  dos miembros en la Junta de cinco, pero adicionalmente puede sesionar con tres miembros, dando una clara mayoría al Gobierno Nacional que de entrada cuenta con el 40% de la junta cuando es de 5, pero si es de 4 ya tiene el 50%, y si es de 3 cuenta con la abrumadora mayoría de casi el 70%, pero si a ello se le suma que los Canales Regionales ya no cuentan con asiento en la junta porque su participación fue cambiada por un representante de los gobernadores, se le podría estar sumando al ejecutivo un 60% en una junta de 5, o en su defecto unanimidad en una Junta de 3 y esta entidad es la que llamamos ENTE AUTÓNOMO INDEPENDIENTE.   

La ANTV como nuevo Ente Rector de la Televisión Nacional por derecho propio tendría asiento en las Juntas administradoras de los Canales Regionales, como hasta hace 1 año lo hacia la CNTV, pero en su sabio entender renuncio a este derecho, según lo manifestó la Junta directiva de la ANTV para no generar un conflicto de interés siendo parte y juez, por consiguiente solo se dedicaría  a hacer el seguimiento, control y evaluación  de los Canales Regionales y sus Juntas Administradoras, decisión está que en principio podría considerarse lo más sano, loable y pertinente para generar autonomía regional.

Se le olvida a la ANTV que le Ministerio de Tics hace parte de todas las Juntas administradoras de los canales y que en algunos de ellos tiene una participación de más del 50% y, que así mismo, hace parte de la Junta Nacional de la ANTV con el 20%  de la misma, es decir, una clara contradicción, por que por lo menos el 20% de la ANTV sigue haciendo parte en la toma de decisiones de los canales, pero a la fecha no conocemos de pronunciamiento alguno, sobre la corrupción galopante que existe en por lo menos uno de los canales regionales, demostrándonos que ahora no son ni juez ni parte, puesto que no conocemos de seguimientos, controles y menos aun evaluaciones o por lo menos pronunciamientos a este respecto.

Era de esperarse que la ANTV estuviese amordazada para pronunciarse frente a los Canales Regionales, pues políticamente no pueden desautorizar ninguna decisión tomada en ellos, ya que el Ministro de Tics o su viceministro hace parte de las dos Juntas, teniendo en la de la ANTV un 20%, sumado este al 20% del Representante de los gobernadores, que aunque no hace parte de las Juntas Administradoras de los Canales Regionales, a quienes él representa y le postularon si, pues los mandatarios territoriales hacen la mayoría en las Juntas Administradoras; además le debemos sumar el otro 20% del Representante del Presidente, que tampoco pertenece a las Juntas Administradoras de los canales Regionales pero obviamente es solidario con las decisiones del Ministro de tics en las dos Juntas, sumando de esta manera entre los tres (3)  el 60%  de la Junta Nacional de la ANTV y, por si fuera poco, la nueva ley de Televisión, estableció que se puede sesionar y tomar decisiones con solo tres (3) de los cinco (5) miembros por los que está compuesta la Junta.

La nueva ley haciendo creer que existe un Ente Autónomo e Independiente del Ejecutivo,  le dio participación además del Ministro de Tics o su delegado, del representante del Presidente, del representante que postulan los gobernadores, del representante que postulan las Universidades, a un delegado de la sociedad civil, pero que no representa a nadie, porque la Ministra de Educación haciéndoles el quite a los trabajadores de la televisión, a las Instituciones gremiales y sindicales del sector y, demás sociedad civil, abrió un concurso donde cualquier ciudadano se puede postular y una universidad que puede no saber nada de televisión  selecciona al ganador, sin mediar comunicación alguna de la sociedad civil, en donde de manera estratégica el Ministerio confundió los conceptos de SOCIEDAD CIVIL con el de CIUDADANO, haciendo que esta elección a todas luces sea ilegitima e ilegal.



Sin hilar muy delgado se pretendió dejar por fuera de la Junta a los trabajadores del sector, a los representantes de los gremios y a una gran mayoría de profesionales del país con conocimientos reales de la televisión, sin argumento alguno por parte del ejecutivo, actuando en su representación el Dr. GERMAN VARGAS LLERAS y el Señor MINISTRO DE TICS y, en nombre del pueblo colombiano los HONORABLES CONGRESISTAS, decidieron que los miembros de Junta deben: "tener título profesional en derecho, comunicación social, periodismo, psicología, sociología, economía, educación, negocios internacionales, administración financiera, pública o de empresas; ingeniería de telecomunicaciones, eléctrica, electrónica, mecatrónica, financiera, civil, de sistemas o mecánica; cine y televisión. ,  3. Tener título de maestría o doctorado en áreas afines con las funciones del cargo. En caso de no contar con título de maestría o doctorado, deberá acreditar al menos diez (10) años de experiencia y una especialización en los sectores a que hace referencia el numeral segundo del presente artículo. 4. Tener ocho (8) años o más de experiencia profesional en el sector de las tecnologías de la información, de las telecomunicaciones, cultura y educación."

Para ser miembro de la Junta Nacional del ente Rector de la televisión la ley avaló profesionales tales como la ingeniería civil, que muy poco, por no decir que nada, tiene que ver con la televisión y, por el contrario no se avalaron profesiones históricamente propias del medio como son la literatura, los profesionales en medios audiovisuales, la antropología, la filosofía, el trabajo social, los artistas, los actores, tecnología emergentes, etc…

Resulta muy preocupante que la nueva ley de televisión excluya de la Junta Nacional de la ANTV a los trabajadores de la Industria de la televisión, que han dedicado su vida a su profesión como libretistas, directores, actores, periodistas, presentadores etc. En ese miso sentido, esta ley también vulnera los derechos de los periodistas y comunicadores sociales exigiéndoles título universitario, maestrías y doctorados para ser miembro de la Junta Nacional excepto si se es ministro de Tics,  yendo en contra-vía del ordenamiento jurídico colombiano y de las sentencias de las Altas Cortes

En ese orden de ideas, es necesario que en Colombia:

1. Se unifique la jurisprudencia, leyes y normas de la Televisión. 
2. Se cree el Sistema Nacional de Televisión. 
3. Se realice un registro único de las entidades gremiales profesionales y sindicales del sector.
4. Se haga un censo de los trabajadores de la Industria.
5. Se establezcan las cuotas de pantalla nacional y los canales de producción propia, 
6. Se protejan los derechos laborales y sociales de los trabajadores de la Industria.
7. Se regule el acceso a los recursos del FONDO DE PROMOCIÓN DE LA TELEVISIÓN.
8. Se generen acuerdos sobre el uso del recurso Publico en la Televisión Regional y Nacional.
9. Se promocione y realice un gran debate sobre los Canales Regionales y la forma de la composición de sus Juntas Administradoras dándole representación de la Sociedad Civil Regional.
10. Se construya de manera participativa el PLAN DECENAL DE LA TELEVISIÓN.
11. Se consolide un gran acuerdo nacional para la existencia y funcionamiento de un ENTE AUTÓNOMO.
12. Se debata sobre la pertinencia de la ANTV y se concluya si debe desaparecer, reorientarse o convertirse en la secretaria de este nuevo ENTE.
13. Se reoriente el Servicio Publico de Televisión.
14. Se comprometa al Servicio Público de Educación de incorporar a la Televisión en programas de formación y capacitación de los ciudadanos televidentes.

...