Ataque fascista a la redacción de 'Pikara Magazine', por @FeSPeriodistas

La revista feminista vasca denuncia las pintadas insultantes con que se ha dañado la fachada de su sede en un claro ataque a su línea editorial.

Denuncia de "Pikara Magazine" en la web de la revista:

“Esta semana hemos amanecido con pintadas fascistas en la redacción de Pikara Magazine. Tras la pertinente denuncia en la ertzaintza, donde nos confirmaron la inutilidad de este hecho porque ‘no iba a tener recorrido’, y después de recibir un montón de muestras de cariño y apoyo en el auzolan feminista que convocamos el mismo lunes por la tarde para no limpiar la pintada, sino ‘pasarla por encima’, hemos hecho una rueda de prensa para denunciar el ataque a la libertad de prensa y la inacción de las instituciones públicas.

‘Dar alas a políticos ultraderechistas para leer en público nombres de personas que reciben ayudas sociales, legitima actos como el de las pintadas. La legitimación de la extrema derecha en los medios de comunicación a gran escala, donde lanzan discursos de odio, alienta los ataques a pequeña escala como los que ha sufrido ‘Faktoria Lila’, la redacción de Pikara Magazine, el local de Ongi Etorri Errefuxiatuak o los murales antifascistas del barrio Bilbao La Vieja’, ha apuntado Andrea Momoitio, coordinadora de Pikara Magazine. Además, el ataque a la revista tiene la especificidad de que busca limitar la libertad de expresión de un medio de comunicación. Por eso, el ataque a Pikara agrade tanto al periodismo crítico y a la libertad de prensa, como al movimiento feminista.

Desde Pikara Magazine llevamos años denunciando que las violencias que sufren las periodistas y las comunicadoras de feministas a través de redes sociales. Por ello, en diciembre de 2018 registramos una petición en el Congreso, redactada por la abogada Laia Serra, en la que proponíamos una serie de políticas públicas para tratar de frenar las violencias a través de internet y pedíamos a las instituciones que cumplan con los tratados internacionales porque, entre otras cosas, tienen la obligación de monitorizar todas estas violencias e investigarlas. De momento, no hemos obtenido respuesta. Y es que, tenemos claro que las violencias digitales de “online” sólo tienen el canal, porque las consecuencias en los cuerpos y en las vidas de las compañeras que las sufren son reales.”

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*