Así se fabricó el falso documental de Jordi Évole sobre el 23-F, por @rogeliodr

Fuente : ECD

Se empezó a trabajar hace un año y las imágenes llevaban grabadas ocho meses

La polémica emisión del documental de Jordi Évole sobre el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 ha provocado reacciones tanto de admiración como de rechazo. Pero, ¿cómo se fabricó este trabajo? La dirección de Antena 3 y el ‘showman’ llevaban doce meses trabajando en él.

 

El Confidencial Digital ha podido conocer cómo se creó y se decidió grabar un documental irreal sobre una versión supuestamente nunca contada sobre el golpe de dio el teniente coronel Tejero en el Congreso de los Diputados. Esta fue la cronología del trabajo audiovisual que se emitió en laSexta el pasado domingo:

– Hace un año, la dirección de Atresmedia y Jordi Évole hablaron en una reunión privada la posibilidad de producir y emitir este trabajo inédito en España. La cúpula del grupo lo aprobó y desde Barcelona se puso toda la maquinaria en marcha.

– El equipo de ‘Salvados’ se puso en contacto con más de una veintena de supuestos protagonistas de aquella trama para dar un golpe de Estado que echara para atrás a otros golpistas. Algunos de ellos aceptaron la propuesta de ser cómplices de este documental ficticio. Los que se prestaron fueron: Iñaki Gabilondo, Luis María Anson, Fernando Ónega, Felipe Alcaraz, Joseba Azkárraga, Alejandro Rojas Marcos, Federico Mayor Zaragoza, Joaquín Leguina, Jorge Vestrynge, Iñaki Anasagasti, Andreu Mayayo, y José Luis Garci.

– Las entrevistas se grabaron hace ocho meses. Concretamente, fue en junio de 2013 cuando el equipo de Jordi Évole se desplazó hasta despachos, edificios oficiales o la universidad para grabar a los protagonistas de la que bautizaron como ‘operación Palace’.

– A todos los entrevistados se les pidió que realizaran un relato verosímil de los que vivieron aquellos días previos al 23-F. Una vez que obtuvieron todo el material, hay horas de grabación, las cintas pasaron a la sala de montaje.

– La dirección de Atresmedia puso una condición: que el documental irreal no durará más de una hora. Es decir, que se dejara bien claro al espectador a los sesenta minutos que todo era falso y que no se creyera lo que había visto. Évole, de hecho, grabó una locución final dejando claro que la ‘operación Palace’ no era cierta.

– El montaje de las entrevistas no fue nada fácil. Había que construir una historia creíble, narrada por una voz en off, y que fuera fidedigno mezclando datos reales con explicaciones ficticias. Évole y su equipo se inspiraron en el documental ‘operación Luna’. A algunos entrevistados, como Iñaki Anasagasti, se les grabó hasta una hora en la biblioteca del Senado y sólo se emitieron unas palabras.

– Una vez montado todo el material, el equipo de Jordi Évole se lo presentó a la dirección de Atresmedia, que dio su visto bueno a la emisión el día de la efeméride. Tal y como ha contado el protagonista de ‘Salvados’, una persona fundamental en este trabajo ha sido Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión.

– Cuando Atresmedia visionó el material, la cúpula del grupo concluyó que iba a crear polémica. Aún así, se decidió apostar con fuerza por su emisión: se hicieron avances y promos en los que se anunciaba que se iba a conocer algo inédito sobre el golpe de Estado e, incluso, se envió a los periodistas pequeños muñecos de la Guardia Civil.

– A pesar del revuelo que sabían que provocaría, Atresmedia quiso introducir en España con el documental de Évole un género novedoso: el del falso documental. Ha sido la primera que se ha hecho en nuestro país, al estilo ‘La guerra de los mundos’. Apostaron, en definitiva, por un elemento nuevo e innovador en la historia de la televisión. Fue, en definitiva, un “juego estimulante”, como lo definen internamente.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*