Aristóteles y Bruselas, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

El filósofo griego Aristóteles, en su Metafísica, formuló en el s. IV a. C. el "principio de no contradicción". Veinticinco siglos después, Bruselas ignora este principio ya que últimamente no hace más que enviarnos mensajes contradictorios. Por ejemplo, critica los recortes en educación en España y exige nuevos recortes  para los presupuestos de 2017. Vayamos por partes:

- Sobre los recortes educativos:

El Informe de la Comisión Europea  Education and Training. Monitor 2016 pone de relieve dos importantes aspectos: 

A) El retroceso inversión en Educación en España, cuyo gasto público educativo  (4,4% del PIB en 2011; 3,89% en 2015) está a la cola de los países de la UE, solo por delante de Rumanía y al mismo nivel que Bulgaria o Eslovenia, pero muy lejos de países como Dinamarca (7,2%) o Suecia (6,6%).



B) Como consecuencia de estos recortes, la Educación en España se encuentra en una situación lamentable respecto a Europa: altas tasas de abandono escolar, elevado número de repetidores, aumento del número de alumnos por profesor, escasa empleabilidad de los estudiantes, las becas, las diferencias entre Comunidades Autónomas... 

- Sobre los recortes  para el presupuesto de 2017:

A pesar de que las críticas a las políticas de austeridad han arreciado en estos años, no solo desde la ONG´s, o desde el nada sospechoso de izquierdismo FMI, pasando por destacados Premios Nobel de Economía  como Angus Deaton, Joseph Stiglitz, Paul Krugman, o  desde medios de comunicación de referencia como el New York Times...a pesar de todo, la Comisión Europea no parece conformarse con recortar el presupuesto en 5.500 millones y parece ampliar sus exigencias a 8.000 millones.

Si el mencionado informe sobre educación reconoce que "los recortes acumulados han reducido los recursos disponibles" estos últimos años en educación, ¿cómo es posible exigir nuevos recortes?

No dudo de la necesidad de recortar el gasto público, pero la UE haría bien en promover Fondos Europeos para igualar el gasto público medio educativo en la UE (5,25% del PIB). Y lo mismo vale para infraestructuras o para I+D+I.





















Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*