Aquel 11 de septiembre, por Javier Astasio

 
 
Recuerdo vagamente aquel once de septiembre de 1973. Tenía dieciocho años y estaba a punto de ir a la universidad... pero aún no era mayor de edad, porque, en la España de Franco, con dieciocho años se podía morir por la patria en el Sahara, pero no sin ser mayor de edad. Recuerdo que ese verano había salido por primera vez fuera de España y que el destino fue París, ese París que cinco años antes había soñado con una revolución imposible que, aunque frustrada, tuvo la virtud de hacer caer a los gobernantes en el poder que, sin saberlo, atesoraban los jóvenes.
Por eso, porque aún tenía fresca la memoria de la universidad parisina, de los actos culturales, de las proyecciones de documentales inimaginables en España, de los carteles y las colectas en solidaridad con España, esas otras imágenes, las del asalto al Palacio de la Moneda, en Santiago de Chile, fueron para mí un jarro de agua fría, una puerta abierta a la depresión y al desánimo.
Recuerdo que las noticias que llegaban de Chile, las imágenes de aquellas detenciones salvajes en las que un ejército, el chileno, con una tradición de respeto a las leyes insólita en toda América Latina, enviaba a los hijos del pueblo contra el pueblo, practicando detenciones salvajes, torturas y asesinatos indiscriminados contra quienes, habían cometido el error de creer en las leyes o, simplemente, ser pobres y obreros.
Se me vino el mundo encima, porque todas esas horrendas imágenes, todas esas historias de sangre y dolor que venían de aquel país en el que los empresarios, la gente pudiente hizo lo imposible para hacer caer el gobierno que se habían dado los chilenos, se empeñaban en decirme que los Estados Unidos  no estaban dispuestos a permitir otra democracia popular en América ni, mucho menos, en Europa. Así que mis deseos de que un día los españoles pudiésemos disfrutar de esa libertad que hacía apenas dos meses había conocido en Francia, se esfumaban de golpe.
Menos mal que unos meses después aquí al lado, en ese país para el que nunca mirábamos y que aún seguimos sin mirar, unos jóvenes oficiales, cansados de dejar su sangre en unas colonias que no eran portuguesas, sino, simple y tristemente, sólo de algunos portugueses, emprendieron la revolución más hermosa que se pueda imaginar, revolución, frustrada también para algunos, que desalojó del poder a una dictadura, la del "Estado Novo" de Salazar, más antigua aún que la española. Y menos mal que llegó, porque, de otro modo, hubiese cundido la desesperanza,
Para mí, aquel once de septiembre de hace cuarenta años sigue siendo el "once de septiembre". No sabía entonces lo que era ni que significaba la diada, ni podía imaginar una salvajada como la de los atentados en Nueva York y Washington. Aquel once de septiembre fue mi once de septiembre y de él aprendí que no hay que perder la esperanza y que si en un extremo del mundo  hay unas unas botas militares capaces de aplastar a su pueblo, en otra hay soldados dispuestos a convertir cada cañón de sus fusiles en un búcaro para un clavel.
Lo que hay de bueno en el hombre es más que la maldad que se nos impone y hay que confiar en esa bondad abundante y defenderla de esos monstruos que, como Kissinger o Pinochet, querrían aplastarla.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*