Apoyarse en la basura, por Javier Astasio

 
 
Por qué será que, cuando más negro se pinta el panorama para el PP, siempre acaba encontrando en la torpeza del PSOE el auxilio, el cortafuego que le aleja del peligro, que lo emborrona todo y acaba difuminando del partido del Gobierno.
Hay que ser muy torpe para auparse hasta el tarro de las galletas subiéndose en el cubo de la basura. No es estático ni es práctico. La basura tiene la tendencia natural a apestarlo todo y, al encaramarse al recipiente, uno corre el peligro de que falle la tapa y acabar dentro del cubo.
No es la primera ni, visto lo visto, será la última vez que los socialistas metan la pata de modo tan escandaloso y creo que les pasa lo que les pasa porque hace tiempo que han dejado de permanecer fieles a sus principios o, lo que es peor, han dejado de tener claros cuáles son esos principios. Tengo claro y lo he tenido siempre que quien se mueve y actúa por principios puede fracasar, puede que, al final, no acierte y no se lleve el premio, pero estoy seguro de que no se equivoca y de que nadie con la honradez suficiente podrá reprocharle ese fracaso.
Del mismo modo, hace tiempo que vengo observando -y no paro de decirlo- que los políticos, por no decir los partidos políticos, especialmente algunos tienen más que ver con otros políticos y con otros partidos que con los ciudadanos que les votan. Cómo se explica, si no, que el mismo partido que tuvo como vicepresidenta del Gobierno a María Teresa Fernández de la Vega e hizo de Carme(n) Chacón la primera ministra de Defensa de España se apoye en un acosador como Ismael Álvarez, condenado en 2002 por acosar a la concejala Nevenka Fernández hasta hacerle imposible la vida, para arrebatarle la alcaldía al Partido Popular, antiguo partido de Álvarez, por mucho que se excusen ahora en que el acosador les garantizó que, una vez conseguida la alcaldía, presentaría su dimisión.
El acoso del que fuera alcalde del PP a la joven concejala está magníficamente descrito en su libro reportaje "Nevenka, historia de una humillación" y tiene mucho que ver, salvando las distancias, con aquellas historias de Pedro Masó y compañía, en las que un hombre maduro se encapricha hasta la obsesión de una joven a la que atrae hacia su entorno hasta convertirla, por miedo al escándalo y con la familia de por medio, en su prisionera.
Es una historia repetida una y mil veces en todos los entornos y no sólo en la política, también en oficinas, fábricas, comercios y redacciones, lo que en modo alguno justifica tan denigrante abuso, especialmente cuando existe una relación de superioridad y jerarquía entre el acosador y el o la acosada y en el que se repite la eterna táctica del cazador engaña y aísla a la presa hasta convertirla en algo de su propiedad.
El PSOE, especialmente su número tres, Óscar López, que al parecer fue quien dio el visto bueno al "apaño" de Ponferrada o, al menos, cargará con el mochuelo, debería haberse parado a pensar en todos sus votantes, hombre y mujeres, que, como yo, no soportamos que el fin -hacerse con la alcaldía de la ciudad leonesa- justifique tan deplorables medios. Mal camino han escogido, porque no creo que ninguno de nosotros queramos tener nada que ver con quienes "perdonaron" o justificaron con su voto el acoso a que sometió Ismael Álvarez a la joven Nevenka, a la que conoció siendo apenas una adolescente, como hija de unos amigos, y fue atrayendo a su "cazadero" hasta que no le quedó más remedio que la denuncia y la huida para escapar de una relación perversa que, además de denigrarla, le estaba costando la felicidad y la salud.
 
Ahora, Rubalcaba ha ordenado rectificar el acuerdo alcanzado por el PSOE ponferradino, autorizado por Óscar López. Rectificar es de dsabios, pero cometer algunos errores es de torpes. Y ponerse en manos de personajes como el ex alcalde acosador, finalmente dimitido, cargando con sus votantes, es uno y muy grave.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*